Nuevas vistas y visitas al estridentismo

Nuevas vistas y visitas al estridentismo

Nuevas y visitas al estridentismo, editado por la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), es un libro que trae nuevas luces sobre el estridentismo, aquel importante movimiento vanguardista que forma parte de la historia literaria y cultural, no solo de México sino de Latinoamérica, por los escritores, poetas y artistas plásticos que formaron parte de ese movimiento vanguardista.

El iniciador de las investigaciones sobre el estridentismo fue Luis Mario Schneider en la década de los 70’s; argentino de nacimiento, estuvo dedicado a una labor infatigable como historiador, investigador y reconstructor de la historia de las letras mexicanas. Se puede asegurar que gran parte del material sobre el estridentismo que se conoce en la actualidad, ha sido producto de la labor realizada por el profesor Schneider.

El libro reúne ocho textos que abordan diferentes aspectos del estridentismo. En el Prólogo, Daniar Chávez escribió:
“Los textos que integran este libro tienen en común el interés por instaurar el diálogo en el tiempo y en la diversidad sobre las expresiones literarias y artísticas del México de la primera mitad del siglo XX. Es una realidad que el estridentismo regresa con ímpetu y en él el lector y el crítico pueden leer a detalle los nuevos significados con los que se nos presenta la vieja vanguardia mexicana a la luz de los estudios literarios. Los autores aquí glosados son un claro ejemplo de cómo la investigación académica ha emprendido la reinterpretación de los signos y de los usos de una generación de artistas que sorprendió por la pluralidad de su discurso y por la naturalidad de su expresión artística.”  (p. 14)

El primer texto que encuentra el lector, uno de los que más llamó mi atención, es La revista Irradiador y la consolidación del estridentismo de Evodio Escalante, quien considera que la aparición de la mencionada publicación, en 1923, fue la consolidación del movimiento estridentista. En esas páginas dedica un detallado análisis del origen del estridentismo y de Irradiador, revista de la que solo aparecieron tres números y dejaron material suficiente que, hasta la fecha, es materia de análisis. El autor también se ocupa de un hecho particular: la aparición de las estaciones de radio en el mismo año que se publicó la revista, y cómo ese acontecimiento se refleja en las páginas de Irradiador. Como se sabe, en la producción poética de diferentes movimientos vanguardistas, estuvieron presentes las referencias a esas nuevas tecnologías y máquinas que hicieron su aparición en esos años del apogeo vanguardista.

Cabe recordar que la existencia de la revista Irradiador estuvo en duda hasta hace poco tiempo, debido a que solo se conocía de nombre, pues no se había encontrado ningún ejemplar. Luego de ser hallados se publicó una edición facsimilar de los tres números.

Tuve la oportunidad de leer la edición facsimilar de Irradiador, sin embargo, luego de recorrer las páginas del texto de Evodio Escalante, se hace necesaria una relectura de esos ejemplares a la luz de la información que proporciona el autor.

Elisa Rashkin en Las aventuras de Panchito Chapopote y el estridentismo veracruzano, analiza la novela Panchito Chapopote. Retablo tropical o relación de un extraordinario sucedido de la heroica Veracruz, escrita por Xavier Icaza en 1927 en la ciudad de Xalapa, sede del movimiento estridentista en los años 1927 y 1928.

El análisis realizado por Rashkin, permite ver el contexto político y social de esos años, en los que Heriberto Jara se encontraba en el gobierno y abarca hasta décadas posteriores a esos hechos en los que presenta los significados de las posibles relecturas de esa novela en la actualidad. La autora señala la presencia del estridentismo en una obra cuyo autor fue un participante activo de ese movimiento vanguardista: “El estridentismo incluso hace acto de presencia en Panchito Chapopote, cuando en el Company town de Tepetate, una riña entre un vecino y un estadounidense termina en la muerte de éste, y el narrador comenta: ‘Un yanqui menos y un pasajero más para el viejo Caronte. Después de todo en los infiernos quizás no esté tan mal. Un poeta estridentista se lo encuentra. Dominado por cólera patriótica lo arroja del barco de Caronte, en impulso multánime’. (Icaza, 1928:65)”.  (p. 48)

Germán List Arzubide, educador heterodoxo, escrito por Vicente Quirarte, presenta la faceta de educador que tuvo uno de los principales personajes del estridentismo. Dentro de la labor en favor de la educación, List Arzubide no estuvo solo. Se puede ver el desarrollo del teatro de títeres, dirigido a las familias, es especial a los niños; se presentaban funciones en las que los títeres daban consejos prácticos dirigidos a mejorar la salud, el aseo, el cuidado personal. Esta tarea fue posible a la colaboración de las familias de Germán Cueto, Alva de la Canal y otros.

Los niños fueron el centro de interés en la labor educativa de Germán List: “La manera de concientizar al público infantil fue a través de las innovaciones técnicas de la época. Desde 1932, a través de un programa radiofónico que se transmitía tres veces a la semana, un autómata llamado Troka el poderoso, es creado por la imaginación de List.” (p. 57)

El autor señala el compromiso de List y de los estridentistas en esa labor dirigida a la sociedad: “La aventura estridentista, al igual que otros movimientos de vanguardia surgidos en todos los ámbitos del planeta, fue más que un movimiento literario, y se preocupó por exaltar los caminos que conducen a la obra más que por la consumación de la misma.” (pp. 60-61)

En Parodia de un crimen: lectura de “Un crimen provisional” de Arqueles Vela, Rodrigo Leonardo Trujillo-Lara se ocupa de la novela escrita, en 1926, por  uno de los principales personajes del estridentismo, y muestra las diferentes lecturas que se pueden hacer de las obras de esa vanguardia. De la obra analizada señala que se trata de un “texto que plantea una parodia total de la literatura policiaca y que destaca por el diálogo que plantea Vela con ésta” (p. 65). Se trata de un texto que da luces sobre la narrativa estridentista.

Silvia Pappe en La historia como manifiesto. Un breve ensayo sobre la distorsión, analiza los manifiestos que formaron parte del estridentismo y se centra especialmente en el libro El movimiento estridentista, escrito por Germán List Arzubide, publicado el 31 de diciembre de 1926 y del que la autora dice: “[…] Es un texto tan provocador, performativo y autorreferencial como cualquiera de los manifiestos –sólo que predomina el tono narrativo, fingiendo una historia que no es, del todo, el tipo de historia que se solía y aún se suele escribir” (p. 85). En 1967, List Arzubide publicó un segundo libro con el mismo título.

En estas páginas, Pappe también analiza la relación del manifiesto con los lectores, los formatos de los manifiestos vanguardistas y cómo formaron parte de la historia.

En Variables expresivas en la plástica estridentista, Lydia Elizalde analiza los vínculos entre dos movimientos vanguardistas: el estridentismo de México con el futurismo de Italia. La autora hace mención de los manifiestos de los pintores futuristas y las propuestas plásticas de esos años, para luego ocuparse de la plástica estridentista señalando lo siguiente: “[…] Surge el estridentismo (1921-1929) en la literatura y se extiende a la plástica, la gráfica, la fotografía y deja una enérgica huella en su propuesta conceptual, de crítica y valoración creativa, en su breve existencia a través de su difusión en medios impresos.” (p. 99) En estas páginas también están presentes los cuatro manifiestos estridentistas que repercutieron en la plástica mexicana, los nombres de los artistas que estuvieron vinculados al estridentismo y el análisis de los elementos que configuraron la producción plástica de esa vanguardia.

Marina Garone-Gravier en La tipografía estridentista: diseño que huele a modernidad y a dinamismo muestra ese estilo tipográfico que fue una característica importante en los diferentes movimientos vanguardistas.

La autora, se remonta hasta los orígenes de la tipografía vanguardista en Europa, luego de la I Guerra Mundial y continúa hasta los años del movimiento estridentista y la publicación de manifiestos, libros y revistas. Sobre la tipografía estridentista señala que: “En su estrategia irruptiva, establece una nueva relación con el lector, al alterar el sistema de símbolos y códigos tradicionales, y emplear una serie de apuestas lingüísticas, creativas y visuales” (p. 112). Las páginas de la revista Irradiador son un ejemplo de la tipografía estridentista.

Vanguardias autóctonas: recordando a Luis Mario Schneider de Fernando Curiel, es el texto que cierra el libro y es un homenaje a la persona que se encargó de rescatar y reconstruir la historia del estridentismo.

Por la calidad de los textos incluidos en la edición, Nuevas vistas y visitas al estridentismo es un libro recomendable para el estudio e investigación de esa importante vanguardia mexicana.

Bibliografía
Nuevas vistas y visitas al estridentismo. Daniar Chávez y Vicente Quiriarte (coordinadores).
Universidad Autónoma del Estado de México, Toluca, Estado de México, 2014.
168 páginas.

Las citas textuales han sido tomadas del mencionado libro.

 

Carlos Tupiño Bedoya
Mayo, 2016

Advertisements

Revista ULISES (1927-1928) – México

Revista ULISES (1927-1928) – México

La década de los años 20 fueron los años del apogeo de los movimientos vanguardistas, los cuales se vieron reflejados en la literatura, arte y cultura en general. México fue uno de los lugares en que estos movimientos se manifestaron en los campos mencionados y aparecieron en circulación importantes revistas literarias y culturales.

En la segunda mitad de esa década, en mayo de 1927, cuando se publicó –en la ciudad mexicana de Jalapa– el último número de la revista estridentista Horizonte, hizo su aparición en la ciudad de México el primer número de la revista ULISES, fundada por dos amigos apasionados por la poesía, literatura y el teatro y, además, seguidores del vanguardismo, Xavier Villaurrutia y Salvador Novo. Fue una publicación que se constituyó en una valiosa muestra de los trabajos literarios de los jóvenes escritores mexicanos de esos años.  Solo se publicaron seis números, el último de ellos en el mes de febrero de 1928.

Fue una década muy prolífica en la aparición de revistas de vanguardia y como se sabe, muchas de ellas de una trayectoria muy breve. En los años que aparecieron los seis números de ULISES (1927-1928) se venían editando importantes revistas en diferentes ciudades de Latinoamérica, por ejemplo: Repertorio Americano en Costa Rica, Revista de Avance en La Habana; en Montevideo se editaron La Pluma y La Cruz del Sur en Montevideo; las ciudades peruanas de Cusco y Arequipa tuvieron las revistas Kuntur y Chirapu, mientras que en Lima apareció Amauta, dirigida por José Carlos Mariátegui y en Puno se editó El Boletín Titikaka, dirigido por los hermanos Arturo (Gamaliel Churata) y Alejandro Peralta.

Fuera de Latinoamérica también se editaron muchas revistas literarias. En el caso de España cito tres publicaciones, entre otras, que se editaban en los años que apareció ULISES: La Gaceta Literaria de Madrid, Revista de Occidente y Litoral.

M. Ángeles Vázquez, en Las vanguardias en nuestras revistas, 14. Revista Ulises de México, se refiere a ULISES como “la primera revista mexicana en que la vanguardia europea se afianza, adquiriendo un alto rango de calidad.”

Entre los colaboradores mexicanos, además de Villaurrutia y Novo, estuvieron: Gilberto Owen, Samuel Ramos, Jorge Cuesta, Carlos Pellicer, Mariano Azuela, Enrique González Martínez, Julio Torri, Jaime Torres Bodet, Emilio Abreu Gómez, Carlos Díaz Dufoo, Eduardo Villaseñor y otros. También aparecieron en las páginas de ULISES los trabajos de los pintores Agustín Lazo considerado como uno de los iniciadores del surrealismo en México, Diego Rivera, Roberto Montenegro y Julio Castellanos.

La revista mexicana también contó con colaboraciones de Benjamín Jarnés (España), Carl Sandburg (Estados Unidos), Max Jacob y Marcel Jouhandeau (Francia), Massimo Bontempelli (Italia) y James Joyce (Irlanda), entre otros.

Por el contenido que encontramos en ULISES se puede ver que estaba dirigida a un público culto; el primer número recibe al lector con dos poemas en francés de Max Jacob (La statue y Torticolistalie), notas acerca del pintor Agustín Lazo escrito por Jorge Cuesta;  reseña de libro firmada por Xavier Villaurrutia; poemas de Salvador Novo y Gilberto Owen quien también colabora con una reseña de libro; un relato de Maximo Bontempelli y una reproducción de Las criadas del pintor Lazo. En los siguientes números también aparecerán poemas en inglés y latín. El arte pictórico también estuvo presente en las páginas de la revista mexicana. Podemos decir que ULISES fue una revista cultural de vanguardia y sus directores, Villaurrutia y Novo, unos promotores culturales.

ULISES 1927-1928 - Nro. 1 Portada

La edición inaugural de ULISES también incluye Antonio Caso. La campaña anti-positivista, escrito por Samuel Ramos; se trata de la primera parte de un ensayo que levantó polémicas luego de su publicación, lo que originó que Ramos se ganara muchos detractores. Si bien el autor escribió que el filósofo Antonio Caso “se ha ganado indiscutiblemente un lugar en la historia del pensamiento mexicano”, también señalo que al estar “apresado en las fórmulas académicas haya perdido la aptitud a la renovación”.

Veamos las imágenes de los sumarios que aparecieron en las portadas y algunas páginas de

ULISES 1927-1928 - Nro. 2

ULISES 1927-1928 - Nro. 3

ULISES 1927-1928 - Nro. 4

ULISES 1927-1928 - Nro. 5

ULISES 1927-1928 - Nro. 6

ULISES 2 - Exágonos - Pellicer

Poema de Carlos Pellicer en el número 2.

ULISES 3 - Fragmento texto de Villaurrutia

“Fragmento de sueño” de Xavier Villaurrutia publicado en el número 5.

ULISES 5 - Diego Rivera

Detalle de mural de Diego Rivera, publicado en el nro. 5.

 

Poema de James Joyce

Detalle de la p. 28 del número 5 con el poema “Flood” de James Joyce.

La difusión de la revista mexicana traspasó las fronteras de su país. Cito el ejemplo del Boletín Titikaka (1926-1930, Puno-Perú); en su sección Nuestros canjes, Gamaliel Churata, director de la mencionada publicación, escribió:

ULISES. –México D. F. Editores: Salvador Novo y Xavier Villaurrutia. – A seis alcanza las entregas de este mensuario de curiosidad y de crítica, dirigido por dos espíritus de insigne prosapia, poetas ambos y ambos nutridos de inquieta y nobilísima cultura. A la sesta [sic] entrega Salvador Novo abandona su puesto, quedando Xavier Villaurrutia, que nos debe, desde febrero, la promesa de tan alto y exquisito mensaje. “Ulises” ofrece un panorama interesante de la mentalidad mexicana novísima; un interesante aspecto intelectual frente al revolucionarismo militante y ortodoxo que, bien visto, define la personalidad de México.
Allí se exaltan figuras de ensayistas como Samuel Ramos; novelistas: Gilberto Owen, Mariano Azuela que ha cursado los límites locales con esa gran novela: “Los de Abajo”; poetas, músicos, pintores. La crítica ejercida con agudeza y alegría de años clásicos, es una de las secciones más nobles y cualitativas de “Ulises”.  Dedícase páginas nutridas a estudiar a Agustín Lazo, pintor admirable, admirable, y quizá único en la interpretación de la niñez, de la maternidad. Allí está Roberto Montenegro, poeta, periodista y pintor de buen talento.  En fin; todo es magnífico, interesante e instructivo en “Ulises”. (Boletín Titikaka, Puno, mayo de 1928. [En ese año la publicación puneña se editó con el título BOLETIN / editorial titikaka] )

Vemos que el número de la publicación puneña apareció unos meses después del último número de ULISES; se puede deducir que fue por el tiempo transcurrido hasta la llegada de la revista mexicana a la ciudad de Puno; muchas revistas y libros llegaban a la ciudad del Altiplano provenientes de Buenos Aires vía La Paz, Bolivia.

En la mencionada revista peruana también aparecieron colaboraciones de los fundadores de ULISES. El poema Palabras extrañas de Salvador Novo, publicado en la página 9 del número 1 de ULISES también ocupó un espacio en el Boletín Titikaka. Aquí el texto del poema reproducido en la revista de la ciudad del Altiplano:

PALABRAS EXTRAÑAS

               De “Ulises”

 Por la calle había
en carteles rojos o en bocas ásperas
extrañas palabras
que se graban como enigmas en mi cerebro
y había acciones y afectos
cuyo motivo se preocupaba indagar.
Muchos novelistas que estudian
una niñez que no ha vivido
observan que los diccionarios
son siempre consultados por los* niños.
Por las noches el alfabeto estelar
combinaba sus veintisiete letras
en frases que me conturbaban
y que aún no encuentro en Enciclopedias.
(BOLETIN / editorial titikaka, Puno, mayo 1928)
*El verso en la versión original no incluye “los”.

De Xavier Villaurrutia publicaron Camino estético. Consideraciones alrededor del libro “Máscaras mexicanas” del pintor Roberto Montenegro, 1926, Ediciones de la secretaría de Instrucción. Es un texto que permite apreciar el estilo de Villaurrutia en donde se percibe una prosa con lenguaje poético. Cito dos fragmentos del artículo:

La máscara principia por agrandar el rostro, duplicando el valor de sus rasgos con la intención de dotarlos con mayor fuerza e imperio. Desde este momento, al perder el carácter de mera reproducción escultórica adquiere una significación simbólica. Se la destina al rito, lo cual es ya un principio de libertad: senda medianera entre la representación mecánica del rostro y la pura misión artística. […]
Al borde de la deseada libertad estética sufre caídas y desvíos. La significación ritual o simbólica, parece dejarla escapar a manos de una función aventurera: se convierte entonces, limitando su representación y su cuerpo, en el antifaz. Al mismo tiempo que se recortan sus dimensiones, pierde expresión y significado. El uso ritual, guerrero o simbólico se derrumba frente a una mezquina función práctica. Su misión se reduce a ocultar el rostro que había aniquilado. El antifaz, que no tiene independencia expresiva, cubre el rostro que como aislado recipiente de arte no ha existido jamás.” (BOLETIN / editorial titikaka / PUNO octubre 1927).

El estilo del poeta Villaurrutia para los artículos y ensayos que escribía, le habían dado un merecido prestigio. Sus textos aparecieron en revistas como PROA de Buenos Aires, en la que colaboró con Los caminos de Alfonso Reyes, publicado en noviembre de 1925 en la revista argentina, mucho antes apareciera el primer número de ULISES.

La revista mexica llega a su fin de manera intempestiva, luego de una breve trayectoria que dejó seis importantes números publicados. Se conoce que parte del material que estaba preparado para la edición del número siete pasó a conformar el primer número de la revista Contemporáneos que apareció en el mes de junio de 1928 y que se convertiría en una importante publicación cultural y literaria.

Agradezco a Walter Sanseviero por enviar las fotografías de la revista ULISES.

 

Bibliografía:

Ulises, número 1, mayo 1927, México.
Boletín Titikaka, edición facsimilar a cargo de Dante Callo Cuno, Arequipa, 2004.
Centro Virtual Cervantes http://cvc.cervantes.es/el_rinconete/anteriores/julio_05/19072005_01.htm Página visitada el 25.02.2015

Fotografías: Walter Sanseviero
Edición de fotografías: Carlos E. Tupiño

 

Carlos Tupiño Bedoya
Octubre, 2015