Una introducción a Octavio Paz – Alberto Ruy Sánchez

Una introducción a Octavio Paz – Alberto Ruy Sánchez

En la última Feria Internacional del Libro de Lima, visité el stand de México; lo primero que captó mi atención fue el libro Una introducción a Octavio Paz.

Para quienes desean ingresar al mundo del poeta, ensayista y pensador mexicano con una vasta producción y con una bibliografía importante acerca de su vida y obra, el Fondo de Cultura Económica, que acaba de celebrar su 80 aniversario, nos ofrece un libro de la colección de Breviarios, escrito por Alberto Ruy Sánchez. En la Advertencia, al inicio del libro, se lee: Este libro surge de la necesidad expresada por mucha gente de horizontes diversos, de tener una visión global pero muy breve de la obra y la vida de Octavio Paz.  […] desde su primera edición en inglés y después en español y otras lenguas ha servido tanto a alumnos y profesores en las escuelas como a cualquier persona interesada en conocer algunas claves de la obra de Octavio Paz. Esta nueva edición está corregida y aumentada hasta la muerte del poeta. […] (9)

El autor divide el libro en siete partes. La primera lleva por título Semilla y ahí explica la importancia de la poesía en la vida y obra de Paz, unida a sus vivencias y a la historia. Ruy Sánchez deja en claro que: La poesía es la clave de las claves de su obra. Tanto, que incluso quienes comentan sus ideas políticas sin comprender el sentido de rebelión poética que lo anima no comprenden sino la sombra de lo que dicen. (18). Las cinco partes que siguen en la división del libro, su autor las ha llamado círculos y abarcan determinados periodos en la vida del poeta.

El primero es el Círculo de tierra y abarca el periodo comprendido desde 1914 –nacimiento del poeta– hasta 1943. Continúa el Círculo de aire, periodo  1944-1958 en el que se editan importantes libros de ensayo y en el que resalta su contacto con el movimiento surrealista. También se incluye el tiempo de su estadía en los Estados Unidos y cómo le sirvió de aprendizaje: Todo lo que el poeta vivía en esos años era una lección de cómo la experiencia propia y la de los otros se puede convertir en obra, en escritura. Y así ese viaje fue el laboratorio de sí mismo y su taller de creador. (71)

Luego aparece el Círculo de fuego  que comprende los años 1959-1970 en los que figuran el tiempo que paso en París y en la India; este último marcaría la vida y obra del poeta. Sigue el Círculo de agua que abarca el período comprendido entre 1971 y 1990 en el que se muestra, entre otras cosas, la faceta de Paz como traductor, especialmente de poemas, en la que supo dar un tratamiento como pocos. Alberto Ruy escribe: Por eso, en el caso de Octavio Paz traductor, cada transmutación da pie no sólo a un nuevo poema en español que muchas veces se aleja relativamente del original para convertirse en un gran poema de la obra de Paz sino que además se convierte en una reflexión sobre el poema y el poeta traducido, […] (129).

Continúa el círculo que ha sido llamado En la espiral de 1990 a 1998, año de su muerte; en este periodo el autor muestra una mirada retrospectiva que hace el poeta con relación a su vida y obra que van muy unidas; acerca de esta retrospección, el autor incluye el fragmento de un texto de Octavio Paz: He escrito y escribo movido por impulsos contrarios: para penetrar en mí, por amor a la vida y para vengarme de ella, por ansia de comunión y para ganarme unos centavos, para preservar el gesto de una persona amada y para conversar con un desconocido, por deseo de perfección y para desahogarme, para detener el instante y para echarlo a volar. En suma, para vivir y para sobrevivir. […] (145). Como parte final se encuentra una breve Coda que cierra con unas palabras de Octavio Paz.

Detalles de su nuevo periodo en la India, también han sido incluidos y permiten comprender la influencia que tuvo en la vida y obra del poeta, la cual también se aprecia en la lectura del libro Vislumbres de la India. Cierra el libro una breve Coda que cierra con unas palabras de Octavio Paz.

En el desarrollo de cada una de los círculos, Ruy Sánchez se encarga de dar a conocer las facetas importantes en la vida y en el desarrollo de la poesía, ensayo y pensamiento del escritor mexicano, tres aspectos que se han mantenido unidos en toda su trayectoria; a esto hay que agregar su posición política. Una de las virtudes del libro es la exposición clara y objetiva de todos los aspectos tratados.

Los textos de Ruy Sánchez también se refieren a la gestación de los diferentes libros de poesía y ensayo que ya ocupan un lugar de importancia en la literatura y, en esas páginas, podemos encontrar fragmentos de diferentes poemas que forman parte de sus libros capitales; así también explica el erotismo que está presente en la obra de Paz, acompañados de definiciones dadas por el propio poeta.

La lectura de cada una de esas páginas proporciona un panorama que permite conocer lo que se necesita para internarse en la obra del poeta, ensayista y pensador mexicano Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura 1990.

Una introducción a Octavio Paz está entre los mejores libros que he leído y lo recomiendo.

 

Bibliografía:

Una introducción a Octavio Paz, Alberto Ruy Sánchez, Fondo de Cultura Económica, México. D.F., 2014 (primera reimpresión)

Carlos Tupiño Bedoya
Septiembre, 2014

Advertisements

La novela en América Latina. Diálogo entre M. Vargas Llosa y G. García Márquez

La novela en América Latina. Diálogo entre M. Vargas Llosa y G. García Márquez

En la última FIL de Lima, encontré la nueva edición de La novela en América Latina: Diálogo entre Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez; ese recordado evento se efectuó en setiembre de 1967 en la Universidad Nacional de Ingeniería.

Esta cuarta edición incluye los prólogos a las ediciones previas:  el de 1968 a cargo de José Miguel Oviedo; el de mayo de 1991, llevó por título La novela en América Latina y fue escrito por José Antonio Bravo; Crónica preliminar, escrita por Abelardo Oquendo, es el prólogo que corresponde a la tercera edición, publicada en setiembre del 2003. El prólogo para esta cuarta edición, titulado Poéticas en duelo. García Márquez y Vargas Llosa conversan sobre narrativa latinoamericana, escrito por Américo Mudarra Montoya es el más extenso de todos.

En el prólogo de la última edición, su autor hace referencia a los de las ediciones anteriores y, además, menciona algunos pasajes de la conversación entre los dos escritores que son explicados.  Por ejemplo, hace mención de las ideas irreconciliables de ambos escritores (p.28), acerca de la creación, la novela  latinoamericana, lo real y lo fantástico,  las cuales se pueden apreciar durante el diálogo.

También resulta interesante lo que plantea Mudarra acerca de una de las producciones de Vargas Llosa: En 1971, Mario Vargas Llosa publicó su notable ensayo Gabriel García Márquez: historia de un deicidio. Es probable que el encuentro que sostuvo en la Universidad Nacional de Ingeniería con el célebre escritor colombiano haya definido las líneas generales de sus ideas, incluso, no sería descabellado pensar que las preguntas que formuló Vargas Llosa tenían cómo finalidad corroborar las, todavía en elaboración, hipótesis de trabajo. (p.29) Al leer el mencionado ensayo, resulta lógico pensar que el escritor peruano haya tenido eso en mente para poder aprovechar al máximo el encuentro con el escritor colombiano y, haber podido escribir un extraordinario libro.

Desde el inicio de la lectura del diálogo, se asiste a una clase maestra en la que Gabriel García Márquez nos habla y nos enseña acerca de la creación literaria, lo que piensa de ese proceso que utilizó para escribir y crear obras como La hojarasca, El coronel no tiene quien le escriba o Los funerales de la Mamá Grande, producciones que precedieron a Cien años de soledad, la novela que le dio fama a nivel internacional y, acerca de todo aquello que rodeó el proceso de creación de Cien años de soledad. Entre otras cosas, García Márquez dijo: La hojarasca fue el primer libro que yo publiqué cuando vi que no podía escribir Cien años de soledad. Y ahora me doy cuenta que el verdadero antecedente de Cien años de soledad es La hojarasca […] (p.81)

También se refiere de manera clara y didáctica a todo lo fantástico que aparece en esa obra, a aquello que se conoce como lo real maravilloso, que García Márquez ha sabido desarrollar con verdadera maestría. Acerca de ello, dijo: Esto que parece fantástico está extraído de la más miserable realidad cotidiana. (p.59)

Mediante las respuestas que da “Gabo” a las preguntas que le hace Vargas Llosa, podemos también conocer su opinión acerca de la novela latinoamericana, la influencia de Faulkner y sus convicciones como escritor. En sus palabras se percibe pasión por lo que hace. Leer esas líneas es como escucharlo.

Cuando habla acerca del oficio de escribir, fue muy claro al decir: […] Por eso, la gran dificultad es, primero, aprender a escribir. Esa es la parte que yo creo que es misteriosa, es la parte innata, lo que hace que una persona sea escritor o estenógrafo. Se aprende leyendo, trabajando, sobre todo sabiendo una cosa: que escribir es una vocación excluyente, que todo lo demás es secundario; que lo único que uno quiere es escribir. (p.62)

Ese diálogo se dio luego del lanzamiento de Cien años de soledad de García Márquez y del premio Rómulo Gallegos a Vargas Llosa por su novela La casa verde. Años más tarde, recibirían el Premio Nobel de Literatura en los años 1982 y 2010, respectivamente.

Es, sin duda, un libro que guarda una conversación en la que lo más importante se encuentra en las palabras del escritor colombiano, lo que convierte a este texto en una buena fuente de información sobre todo, si se quieren conocer detalles de la obra y del oficio de escritor por boca de uno de los grandes de la literatura.

 

Bibliografía:

La novela en América Latina. Diálogo entre M. Vargas Llosa y G. García Márquez, Mario Vargas Llosa / Gabriel García Márquez, Ediciones Copé / Petróleos del Perú, Lima, 2013.

Carlos Tupiño Bedoya

Mecanismos internos . J. M. Coetzee

Mecanismos internos . J. M. Coetzee

El libro llegó a mis manos por una recomendación. Llamó mi atención ver en el índice los nombres de veintiún escritores y poetas de estilos y características muy diferentes como, por ejemplo: Italo Svevo, Joseph Roth, Philip Roth, Günter Grass, Walt Whitman, Gabriel García Márquez y William Faulkner, entre otros.

Mecanismos internos Ensayos 2000 – 2005 reúne una selección de ensayos del escritor sudafricano John Maxwell Coetzee, Premio Nobel de Literatura 2003.

Me gusta el estilo que emplea en cada uno de sus textos, en los que utiliza hábilmente los recursos literarios para crear una prosa muy atractiva, sin que eso desmerezca la profundidad de la investigación que se nota en cada uno de ellos.

Es por eso que los ensayos que integran este libro empiezan de maneras muy diferentes: haciendo referencia a los recuerdos de infancia del escritor tratado; llevando al lector a un suceso histórico o ubicándolo en el escenario que da origen a una novela que será analizada en el desarrollo del texto; también encontraremos uno que inicia con el hallazgo del cuerpo sin vida del escritor. Todos esos inicios son solamente el punto de partida en el desarrollo de los ensayos, en los que Coetzee intercala con mucha habilidad la biografía, obra y el contexto que rodeó a cada uno de los escritores y su producción literaria.

Este tipo de libros están entre mis preferidos, porque permite conocer autores y obras que van acompañadas con análisis de primer orden, como es el caso de cada uno de los ensayos de J.M. Coetzee, acerca de los cuales se puede leer en la contratapa del libro: […] Escritos con gran claridad y precisión, estos textos deleitarán a aquellos lectores ya familiarizados con los autores y sus obras y serán una introducción ideal para quienes se acerquen a ellos por primera vez.

Es por eso que, luego de leer Mecanismos internos, sólo nos queda ir a las librerías en busca de los títulos que hemos encontrado en los ensayos y que han despertado nuestro interés.

Es un libro que recomiendo y estoy seguro que, después de leerlo, ustedes también lo recomendarán.

 

 

Bibliografía:

Mecanismos internos Ensayos 2000-2005, J.M. Coetzee, DEBOLSILLO, Barcelona, 2010.

 

Carlos Tupiño Bedoya

 

Los vagabundos de la cosecha – John Steinbeck

Los vagabundos de la cosecha – John Steinbeck

Una estremecedora realidad que sirvió de base para una gran novela.

Es un breve libro que, al verlo, hace imposible pensar que pueda transmitir con tanta fuerza todo ese testimonio desgarrador que muestra cómo el ser humano es denigrado hasta llegar al punto de perder toda esperanza, rodeado de la miseria y el hambre que lo conducen a abandonarse y, en muchos casos, esperar la muerte.

En la contratapa se lee: A comienzos de los años treinta, cuando el país atravesaba la Gran Depresión, una persistente sequía asoló el medio oeste de los Estados Unidos, expulsando de sus granjas a decenas de miles de campesinos que se vieron obligados a emigrar en busca de trabajo. Se calcula que cerca de ciento cincuenta mil norteamericanos vagaban por las carreteras del estado de California ofreciéndose como temporeros para la cosecha. A pesar de ser imprescindibles para llevar a cabo la recolección, eran recibidos con odio y menosprecio por los habitantes de las localidades por donde pasaban, tachados de ignorantes, sucios y portadores de enfermedades. John Steinbeck, entonces un prometedor escritor, los retrató en una serie de reportajes aparecidos en 1936 en The San Francisco News. El trabajo realizado para preparar estos artículos le permitiría más tarde, su novela más lograda: Las uvas de la ira.

Es un libro en el que podemos ver como se juntan los elementos, situaciones, personajes que más adelante servirán de materia prima para la creación de una novela. Sería interesante contar con un libro como este para cada una de las grandes novelas, porque eso nos permitiría ver cómo se gestó una creación literaria.

Eduardo Jordá escribió en el prólogo: […] Porque en estos reportajes, escritos durante el verano de 1936 para The San Francisco News, Steinbeck descubrió los rostros reales de los personajes que más tarde se convertirían en la familia Joad que protagoniza su novela: aquellos Ma Joad y Pa Joad y Tom Joad que tuvieron que malvender, igual que tantos otros granjeros arruinados del Medio Oeste en los tiempos de la Gran Depresión, sus escasa posesiones en Oklahoma y emigrar a California en busca de un trabajo a jornal en las grandes explotaciones agrícolas. (Página XI)

Son siete reportajes escritos por Steinbeck y en cada uno de ellos se percibe el sufrimiento y desamparo de aquellos seres humanos que lo perdieron todo. En medio de esa atmósfera de angustia surgen, como destellos de esperanza, los campamentos federales que hicieron lo posible por devolver la esperanza y la dignidad a esos seres necesitados. Sin embargo, no se dieron abasto y el abandono, el abuso y explotación todavía existían.

Steinbeck también nos muestra como fue cambiando esa mano de obra barata que buscaban los agricultores de California para el tiempo de sus cosechas. Escribe acerca de los grupos de chinos, japoneses, mexicanos y filipinos que fueron igualmente explotados.

Resulta estremecedor leer cómo llega a instalarse una de aquellas familias desposeídas: construyendo una casa de cartón y basura, toda la familia hacinada, la época de lluvias que deshace su casa y quedan a la intemperie, en medio de la inmundicia y el desamparo; muchos de ellos sin alimento que llevarse a la boca y viendo morir a sus hijos.

Fueron años terribles, aquellos de la Gran Depresión, a los que se sumaron los años de tormentas de polvo que destruyeron los campos de cultivo en el Medio Oeste, provocando la ruina a aquellos que se convertirían en los vagabundos de la cosecha.

Los textos van más allá del reportaje; el autor logra crear esa fusión de literatura y periodismo que años más tarde empezarían a llamarla el nuevo periodismo o la literatura de no ficción. Creo que es en esa mezcla en donde radica la fuerza de los textos de sus reportajes y logra atrapar al lector y lo transporta a esa atmósfera, a ese lugar en donde se desarrollan las historias.

El libro incluye una serie de fotografías tomadas por Dorothea Lange, que sirven para mostrar en imágenes lo que una lee en esos reportajes. Es un libro que, no solo ayudará a ver la esencia de la novela Las uvas de la ira sino, también, nos hace conocer esos momentos terribles a los que puede llegar el ser humano.

Les recomiendo este libro.

 

Bibliografía:

Los vagabundos de la cosecha, John Steinbeck, Libros del Asteroide S.L.U., Barcelona, 2011.

 

Carlos Tupiño Bedoya

 

Mario Vargas Llosa: El fuego de la literatura – Néstor Tenorio Requejo

Mario Vargas Llosa: El fuego de la literatura – Néstor Tenorio Requejo

Para conocer más la obra de Mario Vargas Llosa.

Al visitar una librería encontré el libro Mario Vargas Llosa: El fuego de la literatura, un acierto de la editora nacional Arteidea Editores, cuya publicación nos entrega la recopilación de ensayos, acerca del mencionado escritor, efectuada por Néstor Tenorio Requejo. Esta edición es del año 2001, nueve años antes que Vargas Llosa obtuviera el Premio Nobel. Lo interesante es que este libro lo encontré junto con otros de literatura peruana de ediciones recientes, lo cual hacía parecer al libro como sobreviviente de una antigua edición.

Si bien es cierto que, a raíz del Premio Nobel otorgado a Mario Vargas Llosa, han aparecido algunos textos de ensayos acerca de su obra, uniéndose a los ya existentes, es también cierto que existe una amplia bibliografía acerca de la vida y obra del mencionado escritor, de la cual resulta muy difícil o casi imposible conseguir aquellos títulos que integran ese universo bibliográfico que permite acceder a un conocimiento más profundo de la producción literaria del escritor arequipeño.

En la contratapa del libro reproducen unas líneas del prólogo escrito por Marco Martos y que resumen lo interesante de la recopilación: Esta recopilación de trabajos académicos que hace el profesor Néstor Tenorio Requejo tiene un valor enorme, porque remplaza, con voces múltiples, el libro por ahora inexistente que necesitamos, que vaya un poco más lejos del clásico ensayo de José Miguel Oviedo y que aborde, sin excepción posible, toda la vasta obra narrativa de Mario Vargas Llosa.

Esas voces múltiples que hace mención Marco Martos resultan un gran acierto, porque nos da la oportunidad de leer ensayos escritos no solo por especialistas peruanos sino, también, por autores extranjeros que admiran y estudian la obra del Premio Nobel de Literatura 2010. Muchos de esos ensayos son inhallables en librerías o bibliotecas, como lo cita Marcos Martos.

En el prólogo, Martos escribe acerca de Vargas Llosa: […] pero es, sin duda, un novelista de un notable vigor y un ensayista perspicaz, inteligente, ordenado y, si bien fundamentalista, bastante persuasivo. Necesitamos tener convicciones muy arraigadas para no ser ganados por su argumentación. Varias de las novelas de Vargas Llosa son memorables y esto quiere decir que el lector promedio, que es el que siempre decide, recuerda sus tramas y sus personajes y de buena gana emprende segundas y terceras lecturas. Esas novelas son para mí La ciudad y los perros, La casa verde, Conversación en la catedral, La guerra del fin del mundo. Por esos relatos lo juzgo y también por El pez en el agua y por sus impecables páginas sobre Flaubert.

La edición es del año 2001 y ya se hablaba acerca del escritor peruano como candidato al Premio Nobel. Marco Martos inicia su prólogo con estas palabras: Los peruanos discuten cada año sobre si Mario Vargas Llosa obtendrá o no el premio Nobel de literatura. Se cruzan apuestas, se dan razones inverosímiles, las más, y luego se deja de lado el tema hasta que van pasando los meses y nuevamente se enciende la polémica. […]

Los trabajos que se incluyen en la primera parte del libro permiten un acercamiento global a diferentes aspectos en la producción del escritor arequipeño. En la segunda parte se encuentran los ensayos de las siguientes obras: Los jefes, La ciudad y los perros, La casa verde, Los cachorros, Conversación en La Catedral, Pantaleón y las visitadoras, La tía Julia y el escribidor, La guerra del fin del mundo, Historia de Mayta, ¿Quién mato a Palomino Molero?, El hablador, Elogio de la madrastra, Lituma en los Andes, Los cuadernos de don Rigoberto y La fiesta del Chivo. Los ensayos acerca de las obras han sido colocados en orden cronológico, conforme a su publicación.

Entre los autores de los ensayos encontramos a Wolfgang A. Luchting, José Miguel Oviedo, Roland Forgues, Ángel Rama, Julio Ortega, Ricardo González Vigil, Joseph Sommers, Luis Loayza, Miguel Gutiérrez, entre otros.

Leer este libro es aprovechar una excelente oportunidad para conocer más acerca del Premio Nobel de Literatura 2010. Los animo a emprender su búsqueda en las librerías.

 

Bibliografía:
Mario Vargas Llosa: El fuego de la literatura, recopilación de Néstor Tenorio Requejo, Arteidea Editores, Lima, 2001.

Carlos Tupiño Bedoya

 

 

Gabriel García Márquez. Mucho más que Macondo – Graciela Cravino

Gabriel García Márquez. Mucho más que Macondo – Graciela Cravino

Una manera muy amena de recorrer la vida y obra de Gabriel García Márquez.

Llegó a mis manos un libro con una cubierta color naranja, relativamente delgado y, como ilustración en la carátula, un dibujo a color del rostro del protagonista del libro: Gabriel García Márquez. Mucho más que Macondo; el libro fue escrito por la periodista argentina Graciela Cravino, incentivada por su admiración hacia Gabo y su obra.

Este libro va más allá de ser uno más acerca de la vida y obra del Premio Nobel de Literatura 1982. Estoy convencido que lo que hace interesante y ameno este libro, es la pluma de la periodista y la forma de ir presentando los hechos.

El primer capítulo empieza con estas palabras: Todo comenzó en Aracataca. Tal vez si este pueblo no lo hubiera enredado en sus historias y en sus fantasmas, Gabriel García Márquez no hubiera sido escritor. Estas palabras iniciales son el eje del libro. Conforme se desarrolla el texto, la autora nos va presentando a los diferentes personajes de la familia del escritor colombiano, muy ligados a él y que ejercieron influencia en quien luego sería el escritor que todos conocemos.

Al leer acerca de esos personajes ligados a la vida del escritor, nos vienen a la memoria aquellas historias creadas por García Márquez. Durante el desarrollo del libro, la autora también se encarga de mostrarnos la relación de su parentela con los personajes que Gabo dio vida y aún permanecen en el mundo literario.

El pueblo de Aracataca, un lugar que fue muy próspero gracias a la fiebre del banano, se convirtió, con el paso de los años, en un lugar sumamente pobre y olvidado. Estando el pueblo en esas condiciones, llega García Márquez a vivir en aquel lugar. La autora escribe: El pequeño García Márquez creció en un Aracataca empobrecido y olvidado. Una especie de limbo en donde sólo resonaban los ecos de la prosperidad perdida. En un pueblo donde cada uno recordaba a su manera y los relatos se iban agrandando a medida que pasaban de boca en boca. García Márquez aprendió el oficio de narrador.

Graciela Cravino nos menciona que fue la abuela del escritor quien más le llenó la cabeza con aquellos relatos sorprendentes: A su abuela Tranquilina la recuerda como una mujer impresionable, vidente y curandera a escondidas. De su boca escuchó los relatos agrandados de las épocas de bonanza de la zona.

En el texto también se nos muestra el origen de muchas de sus historias y personajes. En el caso de El coronel no tiene quien le escriba, nos dice que El origen fue una imagen de un hombre apoyado en una baranda en actitud de espera, que había visto de verdad en Barranquilla. Ese hombre vino a calzar bien en la imagen de su abuelo Nicolás, que también murió sin recibir el reconocimiento a sus servicios como militar.

También encontraremos detalles de la amistad del escritor con Fidel Castro, con los escritores que conoció y con quienes llegó a entablar una amistad. Obviamente, también se toca el caso del golpe que le diera Mario Vargas Llosa, dejándole un ojo morado. Mucho se ha dicho pero, no hay nada oficial de  ninguna de las dos partes. Sin embargo, en el libro se da cuenta del hecho con detalles que no había leído antes. En fin son sólo hechos en la vida de estos escritores que en nada empañan o desmerecen su producción literaria.

En el libro están presentes las etapas del escritor durante su incursión en el cine, el Premio Nobel, su actividad periodística y política, el lanzamiento de Cien años de soledad, –novela que la Real Academia Española consideró como la segunda más importante luego de El Quijote –; su esforzada manera de trabajar, la cual ha dado los frutos que han dejado una gran e importante huella en la literatura. Durante la lectura somos testigos de los momentos de creación del escritor, unos bastantes difíciles y otros, por el contrario, muy felices: Él se instala en Cartagena de Indias y pasa la temporada más feliz de su vida, encerrado, escribiendo la historia de Florentino Ariza y Fermina Daza, que recrea el difícil y contrariado noviazgo de su padres, allá en Aracataca. Esta es la historia central en su novela El amor en los tiempos del cólera.

El libro escrito por Graciela Cravino pertenece a una colección que lleva por título En pocas palabras… y es un libro que vale la pena buscar, encontrar y leer. Les aseguro una interesante y amena lectura acerca de la vida y obra de unos de los grandes escritores que aún están entre nosotros.

 

Nota: El día de hoy falleció Gabriel García Márquez. Este post fue publicado el 7 de febrero del 2012 en la antigua dirección de este blog.

 

Bibliografía:

Gabriel García Márquez. Mucho más que Macondo, Graciela Cravino, Editorial Capital Intelectual, Colección En pocas palabras…, Buenos Aires, 2008

 

Estambul. Ciudad y recuerdos – Orhan Pamuk

Estambul. Ciudad y recuerdos – Orhan Pamuk

De la mano de Pamuk, a través de Estambul y sus recuerdos.

Me hallaba buscando un libro del escritor Orhan Pamuk que me sirviera de inicio para conocer su obra que, hasta antes de este libro, no había leído y sólo la conocía por lo que la crítica decía de la producción literaria del Premio Nobel de Literatura 2006.

Soy un convencido que resulta de gran ayuda, para entender la obra de un escritor, conocer algo de él, de aquello que lo fue formando y lo influenció, así como, esas vivencias que lo marcaron y que, de alguna manera, podrán manifestarse de una u otra forma en sus producciones literarias. Fue así que escogí leer Estambul y me alegro de haber hecho esa elección.

Es un libro en el que Pamuk, nos da una visión de su Estambul querida en la que va insertando sus vivencias, su sentir hacia lo que la ciudad fue y a lo que es; aquella tristeza y melancolía que dice tener la ciudad y que, de una u otra manera, se hacen presentes como elementos que lo van formando desde su niñez.

A lo largo del texto, nos encontramos con escritores, poetas, pintores, obras famosas –literarias y pictóricas–, todas relacionadas al tema que nos va narrando, a los lugares por donde nos va llevando de la mano; a esas vivencias que encuentran un eco en esos artistas a los que recurre para transmitir aquello que el lector percibe de una manera vívida, real y, hasta me atrevería a decir, palpable.

Me llamó la atención encontrar muchas referencias a pintores, especialmente franceses; eso se debe a que Pamuk dedicó tiempo a la pintura y quería llegar a ser como ellos: A partir de los quince años empecé a pintar de manera obsesiva paisajes de Estambul. […] estiraba las nubes como Matisse y, “como los impresionistas”, cubría con manchas de pintura los detalles mínimos en los que no podía entrar. Podríamos decir que empezó como pintor antes que escritor y, como tal, tuvo que enfrentar prejuicios de la época acerca de su vocación artística, lo que lo llevaría a lo que es hoy: un escritor y, además Premio Nobel de Literatura.

La lectura del libro nos sumerge en Estambul por medio de los paseos a los que nos lleva Orhan Pamuk a través de su ciudad, de esa atmósfera que le gusta, lo fascina y lo aprisiona , esa atmósfera que tiene el mismo efecto que tuvo sobre aquellos conocidos visitantes en décadas anteriores a su nacimiento –que también los menciona con detalle–  y que forman esa amalgama de situaciones, espacios, costumbres, recuerdos, tradiciones y ruinas que conforman Estambul, estando siempre presente esa melancolía, esa nostalgia por el esplendor que, antaño, tuvo esa ciudad: Siento como si la oscuridad de la noche fuera a cubrir la pobreza de la vida, las calles y los objetos, y que, mientras respiramos tranquilos por fin en casa, en nuestros cuartos, en nuestras camas, nos entregaremos a sueños y fantasías hechos de las antiguas riquezas, las construcciones desaparecidas y las leyendas de ese Estambul ahora tan lejos.

Cada capítulo del libro resulta extraordinario. Un ejemplo es El descubrimiento del Bósforo, en el que escribe: […] ver el Bósforo siempre me ha sentado bien. Frente a la derrota, al desplome, a la opresión, a la amargura y a la pobreza que pudren por dentro la ciudad, el Bósforo está unido en lo más profundo de mi mente a sensaciones de unión a la vida, de entusiasmo por vivir y de felicidad. El espíritu y la fuerza de Estambul le vienen del Bósforo. […] El paseante, avanzando a toda velocidad por la corriente del Bósforo, nota que le sobrepasa la fuerza del mar en medio de la suciedad, el humo y el ruido de una ciudad superpoblada, e intuye que todavía le es posible estar solo y ser libre entre tanta gente, tanta historia y tantos edificios. […] Al ir desapareciendo poco a poco muchas de las cosas que convertían el Bósforo en un lugar especial en mi niñez, como las mansiones que se han ido quemando una a una, acudir al Bósforo comenzó a darme también el placer de los recuerdos.

También nos cuenta de poetas y escritores de Estambul como Yahya Kemal y Tampinar, quienes llevaban en sí y en su obra la influencia de esa ciudad con lo bueno y lo malo, los recuerdos, las ruinas, y toda esa fuerza que la envuelve. Así mismo, da cuenta de las visitas que efectuaron a dicha ciudad los poetas franceses Gautier y Nerval: A Gautier, como a mí, le llamaron la atención las ruinosas casas de madera de fachada oscura, los muros de piedra, las calles vacías y los cipreses que completaban los cementerios simplemente porque le parecían bellos. Le agotó aquel espectáculo que yo también vería cien años después, cuando en mis años de juventud paseara a solas por los barrios pobres y sin occidentalizar de la ciudad […] Igualmente dedica un capítulo al tiempo que pasó, en dicha ciudad, Gustave Flaubert ya enfermo de sífilis.

A lo largo del texto, el escritor nos pone delante muchos de sus pensamientos y meditaciones provocados por su sentir hacia esa ciudad que lleva dentro, hacia sus relaciones familiares a la casa en la que vivió y en la que vive: La hermana de mi padre […] vivía en el ático al que yo me mudaría años más tarde y en el que sigo viviendo mientras escribo este libro. Pamuk nos cuenta su vida mientras nos cuenta de Estambul, como si una estuviese enlazada con la otra; nos habla de su padre, de su madre, su hermano, los parientes. Por eso al terminar el primer capítulo del libro, él escribe: Queda a tu atención, lector. Yo te daré honestidad, tú muéstrame compasión.

Resultan interesantes las fotografías  que incluye la edición; en ellas podemos ver al escritor en su niñez, su familia y, sobretodo, imágenes sorprendentes del pasado y presente de una ciudad. Leer el libro es sumergirse en la cultura,  la historia y el sentir de Estambul que, con una prosa brillante, Orhan Pamuk se encarga de presentar al lector.

Al final del libro se incluyen algunos comentarios; entre ellos cito el de Jan Morris de The Guardian:  “Este libro es en sí la evocación de Pamuk, el yo y el lugar reconciliados para siempre. Sus novelas ya lo habían hecho célebre en el mundo entero, pero quizá se le recordará aún más por este monumento a la ciudad de su corazón”.

Es un libro imprescindible.

 

Bibliografía:

Estambul, Orhan Pamuk, Debolsillo, Barcelona, 2010