Poesía vanguardista peruana – Luis Fernando Chueca (ed.)

Poesía vanguardista peruana – Luis Fernando Chueca (ed.)

La información que proporciona Luis Fernando Chueca en Poesía vanguardista peruana, resulta una excelente aporte para el conocimiento de esa importante y breve etapa en la poesía del Perú.

El amplio prólogo, escrito por Chueca, se divide en tres partes; en la primera de ellas, aparecen los nombres de autores y obras que han contribuido en el estudio de la vanguardia peruana.

En la segunda parte el autor se remonta hasta los inicios del siglo XX para explicar los orígenes del movimiento vanguardista, que hizo su aparición en Europa, en un contexto que tuvo como fondo la Primera Guerra Mundial y señala que “el término vanguardia pasó a asociarse casi exclusivamente con la agitación correspondiente a las décadas iniciales del siglo XX” (p. 15). En estas páginas se explican las primeras manifestaciones del vanguardismo: el Primer Manifiesto Futurista, el creacionismo, el primer manifiesto ultraísta, el Manifiesto del Surrealismo, entre otros.

Con relación a la vanguardia latinoamericana, Luis Fernando Chueca escribe: “[…] como se ve, comenzó a gestarse no como eco ingenuo de la empresa, sino indagando en sus propios caminos” (p.25). Esa vanguardia propia la podemos ver en la que se desarrolló en la sierra del Perú, la cual se fusionó al indigenismo; como ejemplo tenemos el que se desarrolló en la ciudad de Puno y contó con Arturo Peralta (Gamaliel Churata) y su hermano Alejandro como algunos de los protagonistas de ese movimiento; ellos dirigieron el Boletín Titikaka, publicación vanguardistas que fue conocida en América Latina y Europa. Fue la gesta de lo que se puede llamar un vanguardismo indigenista. Otro ejemplo lo tenemos en el pensador, escritor y político José Carlos Mariátegui, director de la revista Amauta. El autor resalta los años 20 como una década importante en el desarrollo del vanguardismo latinoamericano.

Esas páginas son un breve y detallado recorrido por la historia del vanguardismo.

En la tercera parte, se ocupa exclusivamente del desarrollo de la poesía vanguardista peruana, analiza los orígenes de ésta y señala a Alberto Hidalgo como el iniciador de ese movimiento con su poema Arenga lírica al emperador de Alemania, fechado en 1916 y no deja de lado las relaciones que tuvieron los vanguardistas peruanos con sus similares de Europa. Vemos desfilar los nombres de las primeras publicaciones de poesía y, también, algunos nombres de importantes revistas vanguardistas de la época. En estas páginas, el autor comenta los poemarios que se incluyen en la presente edición de Poesía vanguardista peruana. Se trata de facsimilares de libros de poesía vanguardista que, con el paso del tiempo, son muy difíciles o imposibles de hallar. Esto es una gran contribución para el estudio de la poesía vanguardista peruana al permitir una lectura de esas primeras ediciones.

Los libros incluidos en el tomo I son:
Trilce (1922) – César Vallejo.
El perfil de frente (1924) – Juan Luis Velásquez.
Ande (1926) – Alejandro Peralta.
Una esperanza i el mar (1927) – Magda Portal.
5 metros de poemas (1927) – Carlos Oquendo de Amat.
Descripción del cielo (1928) – Alberto Hidalgo.
Poemas vanguardistas  (reúnes poemas publicados entre 1928-1931) – Martín Adán.

En el tomo II están:
Hollywood (1931) – Xavier Abril.
Cinema de los sentidos puros (1931) – Enrique Peña.
Abolición de la muerte (1935) – Emilio Adolfo Westphalen.
La tortuga ecuestre y otros poemas (1924-1949) – César Moro.

Luego de los libros viene una sección titulada Documentos, ahí se reúnen una serie de facsimilares de páginas de revistas como Amauta, Boletín Titikaka, La Revista, Mundial, y muchas más; en ellas se puede leer artículos, comentarios, ensayos e información de diversos personajes de la vanguardia nacional e internacional. Son páginas que complementan a los libros de poesía.

Es una edición que enriquece la bibliografía existente sobre la vanguardia peruana.

 

Bibliografía:

Poesía vanguardista peruana Tomo I y II. Edición, prólogo y bibliografía de Luis Fernando Chueca. Pontificia Universidad Católica del Perú, colección Obras Esenciales, número 19, Lima, 2009, ejemplar número 672.
1,104 páginas (tomos I y II)

Las citas han sido tomadas del mencionado libro.

 

Carlos Tupiño Bedoya
Abril, 2016

Advertisements

La prosa de César Vallejo – Carlos Eduardo Zavaleta

La prosa de César Vallejo – Carlos Eduardo Zavaleta

En uno de mis recorridos por las librerías encontré un interesante libro. Se trata de La prosa de César Vallejo. Introducción, Antología y Selección por Carlos Eduardo Zavaleta, Editorial San Marcos, Lima, 2007. Es uno de los excelentes trabajos que nos ha dejado el recientemente desaparecido escritor, maestro y miembro de la Academia Peruana de la Lengua.

Este libro, tal como lo señala Zavaleta, tiene tres partes: una introducción, la antología de textos y una breve selección de ensayos críticos redactados por algunos egresados sanmarquinos de la Maestría… La mayoría de los textos seleccionados corresponden a sus primeras ediciones.

En la Introducción, C.E. Zavaleta escribe –refiriéndose a Vallejo– …llega en 1923 a la prosa como aprendiz, pero a la vez como “invasor”, o mejor diré, como profundo innovador de esa mezcla de romanticismo y modernismo que, con tardanzas, se vivió en el Perú a principios de aquel siglo. En la extensa Introducción, el autor del libro toca aspectos interesantes acerca de la obra narrativa de Vallejo mientras nos ofrece pequeños análisis y comentarios de muchos de los textos en prosa que conforman la producción del poeta y, no necesariamente, se ciñe a los textos seleccionados para la edición.

Empieza ocupándose desde los inicios del poeta como prosista: ¿De dónde provienen los antecedentes reales de esta inmersión de Vallejo en la nueva prosa? Luego continuará con la producción cuentística y las novelas para pasar a la Nota sobre el estilo y la estructura, texto en el que podemos recorrer las variantes estructurales en los trabajos de Vallejos, así como su estilo que se está presente a lo largo de toda su producción literaria.

También nos muestra esa fusión cuento-ensayo que se da en algunos de los trabajos de Vallejo. Hay en verdad algunos textos que se elevan a la categoría de cuentos: “Teoría de la reputación”, “Ruido de pasos de un gran criminal”, “Lánguidamente su licor”… (p.32), textos que se incluyen en el presente libro. Más adelante escribe que “Magistral demostración de salud pública” es el cuento-ensayo más explícito.

Finaliza la Introducción con el análisis de los Poemas en prosa, el cual inicia con a las siguientes palabras: Leer Poemas en prosa, primera edición del libro Poemas humanos (1939), es culminar un largo y sorprendente camino, y comprobar que Vallejo, como pocos autores latinoamericanos, con la excepción de Borges, dominó y brilló por igual en las formas de poesía y prosa. (p.34).

En la parte de la Antología, los textos están agrupados en Estampas, Cuentos, Novelas, Contra el secreto profesional y Poemas en prosa. En esta Antología llamó mi atención la publicación del cuento Cera –para muchos, el mejor cuento escrito por César Vallejo– en su primera versión de 1923 y en la versión de 1994 establecida por Claude Couffon en base a un ejemplar de la primera edición del libro Escalas (que incluye este cuento) con correcciones –inéditas– hechas a mano por el poeta. La segunda versión es mucho más corta y pierde ese halo de sobrenatural que está presente en la primera versión. Es como si se volviera más realista, sin perder su esencia de misterio. El inicio de la versión de 1994 empieza en el quinto párrafo de la primera versión. Esto hace que el lector, desde el inicio, se encuentre con la descripción del personaje Chale. El lenguaje poético se mantiene al igual que en la versión de 1923. En el post del 15 de enero de este blog, podrán encontrar un comentario acerca de Cera.

Los primeros párrafos, eliminados en la segunda versión, ayudan al lector a situarse en el lugar y en el contexto de la historia, previa a la aparición de Chale; todo esto se da por medio de la voz del narrador que es un testigo de la historia. Esos recortes también se producen en otros párrafos y se hacen algunas modificaciones que reducen el texto. Veamos un ejemplo entre un párrafo de la primera versión y las modificaciones que se le hace en la de 1994. Se trata del sexto párrafo (primera versión) y segundo párrafo (versión 1994).

(Versión 1929) Dado el aspecto de inexpugnable de Chale, y, según el cual, parecía acabar de despertar de alguna mala pesadilla quizás, consideré importuna mi presencia y resolví marcharme, cuando el asiático abrió uno de los cajones de la mesa y, capitaneado de alguna voz de mando interior e inexorable, que desenvainóle el cuerpo entero en resuelto avance, extrajo de un lacónico estuche de pulimentado cedro, unos cuerpos blancos entre las uñas lancinantes y asquerosas. Los puso en el borde de la mesa. Eran dos trozos de mármol. (p.60)

(Versión 1994) Consideré importuna mi presencia y resolví marcharme, cuando Chale abrió un cajón de la mesa y extrajo de un lacónico estuche de pulimentado cedro, unos cuerpos pequeños y blancos. Los puso en el borde de la mesa. Eran dos trozos de mármol. (p.70)

Podemos apreciar claramente los recortes y cambios hechos por el autor. Acerca de estas diferencias en el estilo, Gabriela Falconí P. escribe: …la primera versión estaba escrita en un estilo barroco que se deleitaba en moldear y retorcer la prosa mientras que la segunda optaba por un estilo más directo. Las supresiones y correcciones que encontramos en la segunda versión son un ejemplo claro de este cambio. (“El juego, el azar y el destino. Vínculos entre la novela El jugador de Dostoyevski y el cuento Cera de César Vallejo”, texto publicado en el presente libro, p.142 – 143).

En la última parte del libro encontramos los Textos críticos, en el que figuran cinco trabajos acerca de diferentes obras de Vallejo. Entre estos se encuentra El juego, el azar y el destino. Vínculos entre la novela El Jugador de Fedor Dostoyevski y el cuento Cera de César Vallejo, escrito por Gabriela Falconi P. mencionado en el párrafo anterior.

Es un libro no sólo interesante sino, importante para el conocimiento de los textos en prosa de César Vallejo. Un hermoso legado de Carlos Eduardo Zavaleta quien, como un maestro, nos explica y nos lleva a través de los diferentes textos del poeta y prosista de Santiago de Chuco.

 

Bibliografía:

La prosa de César Vallejo. Introducción, Antología y Selección por Carlos Eduardo Zavaleta, Editorial San Marcos, Lima, 2007
Los textos citados han sido tomados del mencionado libro.

 

Carlos E. Tupiño

Lima en 10 cuentos

Lima en 10 cuentos

Hace unos días fui como tengo acostumbrado a buscar viejos libros viejos y, aquí, comparto con ustedes otro de mis hallazgos. Se trata del libro Lima en 10 cuentos (Ediciones de la Biblioteca Universitaria, Lima, 1966) que reúne relatos de diez escritores peruanos: Cera (César Vallejo), Sociales (Héctor Velarde), El trompo (José Diez Canseco), Duelo de caballeros (Ciro Alegría), El accidente (Eugenio Buona), El cuervo blanco (Carlos E. Zavaleta), Los gallinazos sin plumas (Julio Ramón Ribeyro), Cara de ángel (Oswaldo Reynoso), El niño de junto al cielo (Enrique Congrains) y Día domingo (Mario Vargas Llosa).

Estos cuentos nos permiten conocer no sólo la pluma de escritores peruanos cuya obra no está muy difundida en estos días, sino, también, nos lleva al mundo de esos personajes y contextos que nos sumergen dentro de los problemas sociales de la Lima de los años en que fueron escritos.

Resulta interesante encontrar, entre otros, un cuento de César Vallejo de quién se conoce y difunde mucho su excelente obra poética pero no así su obra cuentística; el cuento seleccionado formó parte del libro de cuentos Escalas publicado en 1923. También encontramos uno de los mejores trabajos –dentro de su excelente producción de cuentos- de Julio Ramón Ribeyro el cual formó parte de su primer libro de cuentos Los Gallinazos sin plumas, publicado el año 1954; otro de los seleccionados es Enrique Congrains cuyo cuento forma parte del libro Lima, hora cero publicado igualmente el año 1954. Del Premio Nobel de Literatura 2010 Mario Vargas Llosa, reconocido más por su labor novelística y ensayística, figura un texto que integró su primer libro de cuentos Los jefes, publicado el año 1959.

Con este libro, quienes gustamos de la narrativa podemos empezar la búsqueda de la producción literaria de estos escritores, que en muchos casos su obra ya no ha sido publicada desde hace muchos años, y adentrarnos en las historias que nos dejaron.

 

Carlos E. Tupiño

(Enero, 2011)