De mi biblioteca: “Los miserables”

De mi biblioteca: “Los miserables”

Jean Vajean, un exconvicto al que encerraron durante veinte años por robar un pedazo de pan, se convierte en un hombre ejemplar que lucha contra la miseria y la injusticia y que desempeña su vida en cuidar de la hija de una mujer que ha debido prostituirse para salvar a la niña. Así, Jean Valjean se ve obligado a cambiar varias veces de nombre, es apresado, se fuga y reaparece. Al mismo tiempo, debe eludir al comisario Javert, un policía inflexible que lo persigue convencido de que tiene cuentas pendientes con la justicia. El enfrentamiento entre ambos se produce durante la revuelta de 1832 en París, donde, en las barricadas, un grupo de jóvenes idealistas planta cara al ejército en defensa de la libertad. Y, entre todo ello, historias de amor, de sacrificio, de redención, de amistad…

Porque el progreso, la ley, el alma, Dios, la Revolución francesa, la prisión, el contrato social, el crimen, las cloacas de París, el idilio amoroso, el maltrato, la pobreza, la justicia… todo tiene cabida en la más extensa y famosa obra de Victor Hugo (1802-1885): Los miserables. Con esta novela magistral crónica de la  historia de Francia de la primera mitad del XIX, Victor Hugo buscó voluntariamente un género literario a la medida del hombre y del mundo moderno, una novela total. No en balde, concluye así: «… mientras haya en la tierra ignorancia y miseria, libros como éste podrían no ser inútiles». (Contratapa)

Los miserables
Victor Hugo
Edhasa, Barcelona / Buenos Aires, 2013
1214 páginas

Elogio de París – Victor Hugo

Elogio de París – Victor Hugo

La pasión de un escritor por su ciudad.

Luego de leer El Nilo. Cartas de Egipto de Gustave Flaubert, me anime a adquirir otros libros de la colección “Pequeña Biblioteca Gadir” que la Distribuidora de Libros Heraldos Negros hace posible encontrarlos en las librerías.

Uno de esos libros es Elogio de París escrita por Victor Hugo. En el prólogo del libro se lee: […]…fue escrito por Victor Hugo con motivo de la Exposición Universal de París de 1867. Constituyó la introducción a una guía de la ciudad que se publicó en aquella ocasión. […] Este elogio es casi una declaración de amor a París en la que ocupa un lugar central la historia de la ciudad, y la interpretación que Hugo hace de ella; el protagonismo que París ha tenido en la historia de Francia y el que –ya en tiempos de Hugo– está teniendo en Europa.

Victor Hugo, quien no escatima palabras al momento de escribir, se ocupa de dar al lector una visión de París como centro de cultura y desarrollo, así como de llevarlo por un recorrido en la historia y formación de la ciudad en medio de textos que hacen referencia a hechos y nombres en la historia, así como a la intertextualidad de diferentes obras.

El escritor francés inicia el texto con estas palabras: En el siglo XX habrá una nación extraordinaria. Luego continuará en ese capítulo inicial con los ideales de su ciudad: […] Tendrá la suprema justicia de la bondad. […] (Pág.13).  La libertad del corazón humano se respetará igual que la libertad del espíritu humano, pues amar es tan sagrado como pensar. […] (Pág.20).  Esta nación tendrá por capital París, y no se llamará Francia: se llamará Europa. Se llamará Europa en el siglo XX, y, en los siguientes siglos, más transfigurada todavía, se llamará Humanidad. (Pág.21)

En el capítulo titulado El pasado hará un viaje por el tiempo hasta llegar a los días de París, a través del cual permite al lector nutrirse de historia y cultura. Como ejemplo, en este capítulo leemos: El comienzo de París sucede a la decadencia de Roma. […] Tiberio colocó, por así decirlo, la primera piedra de Notre-Dame; había encontrado allí una buena plaza para un templo, y erigió un altar al dios Cerennos y al toro Esus. […] (Pág. 27). Así es como Victor Hugo va mostrando la historia y los orígenes de su ciudad, en los que estará presente la Revolución Francesa: Cuando se produce la convulsión, la autoridad puede llegar hasta la dictadura y la libertad hasta la anarquía. (Pág.61)

En el capítulo que lleva por título La supremacía de París, da cuenta cómo París va creciendo en el tiempo y compara a París con Jerusalén, Atenas y Roma. Resulta interesante y enriquecedor leer esas líneas en las que Víctor Hugo explica la comparación que hace de su ciudad.

Función de París es el capítulo en que Hugo se encarga de escribir acerca de la influencia de su ciudad a las demás naciones, algo que resulta importante teniendo en cuenta la realización de la Exposición Universal. Una muestra la tenemos en la página 83: […] Sus libros, sus periódicos, su teatro, su industria, su arte, su ciencia, sus modas que forman parte de su filosofía, lo bueno y lo malo, el bien y el mal, todo eso agita las naciones y las guía.

A través de sus textos, Victor Hugo lleva al lector hacia el último capítulo titulado Declaración de paz  que inicia con estas palabras: Que Europa sea bienvenida.

Es uno de los excelentes textos de Victor Hugo, más aún si se tiene en cuenta ese gran evento de importancia mundial. En sus líneas no sólo muestra la importancia cultural, intelectual y política de París sino, también su amor y admiración por esa ciudad.

Leer este libro es darse una breve inmersión en la historia y la cultura.

Bibliografía:

Elogio de París, Victor Hugo, Ediciones Gadir, Pequeña Biblioteca Gadir, Madrid, 2011.