De mi biblioteca: Primer encuentro de narradores peruanos

De mi biblioteca: Primer encuentro de narradores peruanos

En 1965 la Casa de la Cultura de Arequipa organizó el Primer Encuentro de Narradores Peruanos. La trascendencia de este acto, calificado por José María Arguedas como un “milagro dentro de nuestra cultura, pues, en toda la historia de la creación literaria en el Perú, es la primera vez que nos reunimos autores y críticos modernos”, hacía necesario que lo expuesto y dialogado en esa ocasión fuera de conocimiento del gran público.

Por esta razón, y aunque tardíamente, la Casa de la Cultura del Perú edita ahora las Actas del Encuentro. Se han utilizado al efecto las cintas magnetofónicas en las que se grabaron todas las actuaciones. Esta versión ha sido escrupulosamente respetada; de ahí el tono coloquial de todo el texto. Sólo suprimiéronse las narraciones que se leyeron, pues la mayoría de ellas están ya publicadas. Como apéndices se incluyen las intervenciones de Mario Vargas Llosa que, sin hallarse en el evento, visitó Arequipa algunas semanas antes.

La Casa de la Cultura del Perú ha querido dedicar este volumen a tres notables escritores peruanos ya fallecidos, que participaron en el Encuentro: Ciro Alegría, Sebastián Salazar Bondy y Oscar Silva.

Lima, noviembre de 1968. (Texto incluido al inicio de la segunda edición del libro)

 

Primer Encuentro de Narradores Peruanos
Alegría, Arguedas, Hernández, Izquierdo, Meneses, Reynoso, Silva, Salazar Bondy, Vargas Vicuña, Vargas Llosa, Zavaleta
Latinoamericana Editores, segunda edición, Lima, 1986.
272 páginas

Advertisements

Literatura – Edición facsimilar – 1958 – 1959

Literatura – Edición facsimilar – 1958 – 1959

A lo largo de las lecturas de artículos y ensayos de literatura peruana, encontraba notas que hacían referencia a textos publicados en la revista Literatura cuya dirección estuvo a cargo de Mario Vargas Llosa, Luis Loayza y Abelardo Oquendo. Esa revista sólo tuvo tres números publicados: febrero y junio de 1958 y agosto de 1959.

En varias oportunidades busqué alguno de esos números en mis recorridos por los lugares de venta de libros viejos, sin embargo, en la última edición de la Feria del Libro Ricardo Palma en el Parque Kennedy del distrito de Miraflores, al visitar el stand de una librería que no recuerdo su nombre –tampoco recuerdo haber visto la tienda; probablemente funcione sólo en las ferias de libros– me llamó la atención ver en uno de los estantes un libro con el título Literatura Edición facsimilar – 1958 – 1959 y en la cubierta aparecían las reproducciones de los tres números de la mencionada revista. Compré inmediatamente el único ejemplar que tenían en venta.

Empecé a revisar esa extraordinaria edición que, considero, forma parte de la historia de la literatura peruana. En los años de su edición, los directores ya eran jóvenes ensayistas y escritores; Mario Vargas Llosa contaba con veintidós años.

En la presentación de la edición facsimilar, Américo Mudarra escribió: […] La defensa de la escritura, la búsqueda del estilo propio, como la prueba máxima de la formación del escritor y de su libertad creadora, parece ser la principal motivación, el hilo conductor, que justifica la reunión de todas las páginas de esta revista. […] En la selección y publicación, en su trabajo como editores, también se estaban considerando a sí mismos como intelectuales. La revista combina estas tres facetas: artistas de la palabra, editores e intelectuales. Dos de las cuales han sido la principal preocupación de nuestro premio nobel, Mario Vargas Llosa.

En la parte posterior de la carátula del primer y segundo número figura el siguiente aviso: La revista publicará las colaboraciones que se le envíen siempre que tengan calidad e importancia. No mantendremos correspondencia sobre las que no son publicadas ni devolverá los originales. Al revisar cada uno de los números publicados, se puede ver el contenido de cada edición. Por ejemplo, en el primer número se anuncian textos de Mario Vargas Llosa, Luis Loayza, José Durand y Sebastián Salazar Bondy y, también, poemas de César Moro, André Coyné, Carlos Germán Belli y Javier Sologuren. Entre estos textos me parece que destaca –sin desmerecer a los demás–  el extraordinario ensayo de Luis Loayza que lleva por título: Retrato de Garcilaso. Otro texto importante es la Nota sobre César Moro, escrita por Vargas Llosa dos años después de la muerte del poeta; en ella se ocupa de parte de la vida, amarguras y obra de Moro.

En la edición publicada en junio de 1958 se encuentran, por citar a algunos, poemas de J.E. Eielson, el ensayo El lunarejo de Luis Loayza, una Carta de amor, de César Moro, texto escrito por Mario Vargas Llosa que da cuenta de los años del poeta en París. También incluye un extraordinario cuento de José Miguel Oviedo, que capta la atención del lector desde la primera frase y lo lleva hasta un final en el que muestra un desenlace sorprendente en la historia; lleva por título El redentor.

El último número que apareció en agosto de 1959, no es la excepción en la calidad de los textos y autores que incluye. Entre otros figuran Luis Alberto Sánchez con su ensayo ¿Existe una literatura peruana?, un texto que nos da una idea de la literatura peruana en esos años, desde la perspectiva de Sánchez; también incluyen Para vivir mañana, el célebre poemario de Washington Delgado; figura además el ensayo Creonte de Luis Loayza y el cuento El cargador, escrito por Eleodoro Vargas Vicuña.

Leer cada uno de esos textos es transportarse a una época importante de la literatura peruana; tiempos en los que fueron apareciendo innovaciones y nuevos estilos en poesía, cuento, novela y ensayo. Los tres números que se editaron, incluyeron una variedad de estilos y autores. […] Incluir a un autor dentro de Literatura significaba, entre otras cosas, establecer una relación que aseguraba (o por lo menos buscaba) un cierto prestigio y una legitimización como escritor. […] (Presentación del libro). Esto ha hecho posible que en la revista Literatura hayan quedado, para la posteridad, una variedad de producciones literarias provenientes de distintos autores.

 

 

Bibliografía:

Literatura Edición facsimilar – 1958 – 1959, Mario Vargas Llosa, Luis Loayza, Abelardo Oquendo, Cátedra Mario Vargas Llosa / Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Facultad de Letras y Ciencias Humanas, Lima 2011

La novela en América Latina. Diálogo entre M. Vargas Llosa y G. García Márquez

La novela en América Latina. Diálogo entre M. Vargas Llosa y G. García Márquez

En la última FIL de Lima, encontré la nueva edición de La novela en América Latina: Diálogo entre Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez; ese recordado evento se efectuó en setiembre de 1967 en la Universidad Nacional de Ingeniería.

Esta cuarta edición incluye los prólogos a las ediciones previas:  el de 1968 a cargo de José Miguel Oviedo; el de mayo de 1991, llevó por título La novela en América Latina y fue escrito por José Antonio Bravo; Crónica preliminar, escrita por Abelardo Oquendo, es el prólogo que corresponde a la tercera edición, publicada en setiembre del 2003. El prólogo para esta cuarta edición, titulado Poéticas en duelo. García Márquez y Vargas Llosa conversan sobre narrativa latinoamericana, escrito por Américo Mudarra Montoya es el más extenso de todos.

En el prólogo de la última edición, su autor hace referencia a los de las ediciones anteriores y, además, menciona algunos pasajes de la conversación entre los dos escritores que son explicados.  Por ejemplo, hace mención de las ideas irreconciliables de ambos escritores (p.28), acerca de la creación, la novela  latinoamericana, lo real y lo fantástico,  las cuales se pueden apreciar durante el diálogo.

También resulta interesante lo que plantea Mudarra acerca de una de las producciones de Vargas Llosa: En 1971, Mario Vargas Llosa publicó su notable ensayo Gabriel García Márquez: historia de un deicidio. Es probable que el encuentro que sostuvo en la Universidad Nacional de Ingeniería con el célebre escritor colombiano haya definido las líneas generales de sus ideas, incluso, no sería descabellado pensar que las preguntas que formuló Vargas Llosa tenían cómo finalidad corroborar las, todavía en elaboración, hipótesis de trabajo. (p.29) Al leer el mencionado ensayo, resulta lógico pensar que el escritor peruano haya tenido eso en mente para poder aprovechar al máximo el encuentro con el escritor colombiano y, haber podido escribir un extraordinario libro.

Desde el inicio de la lectura del diálogo, se asiste a una clase maestra en la que Gabriel García Márquez nos habla y nos enseña acerca de la creación literaria, lo que piensa de ese proceso que utilizó para escribir y crear obras como La hojarasca, El coronel no tiene quien le escriba o Los funerales de la Mamá Grande, producciones que precedieron a Cien años de soledad, la novela que le dio fama a nivel internacional y, acerca de todo aquello que rodeó el proceso de creación de Cien años de soledad. Entre otras cosas, García Márquez dijo: La hojarasca fue el primer libro que yo publiqué cuando vi que no podía escribir Cien años de soledad. Y ahora me doy cuenta que el verdadero antecedente de Cien años de soledad es La hojarasca […] (p.81)

También se refiere de manera clara y didáctica a todo lo fantástico que aparece en esa obra, a aquello que se conoce como lo real maravilloso, que García Márquez ha sabido desarrollar con verdadera maestría. Acerca de ello, dijo: Esto que parece fantástico está extraído de la más miserable realidad cotidiana. (p.59)

Mediante las respuestas que da “Gabo” a las preguntas que le hace Vargas Llosa, podemos también conocer su opinión acerca de la novela latinoamericana, la influencia de Faulkner y sus convicciones como escritor. En sus palabras se percibe pasión por lo que hace. Leer esas líneas es como escucharlo.

Cuando habla acerca del oficio de escribir, fue muy claro al decir: […] Por eso, la gran dificultad es, primero, aprender a escribir. Esa es la parte que yo creo que es misteriosa, es la parte innata, lo que hace que una persona sea escritor o estenógrafo. Se aprende leyendo, trabajando, sobre todo sabiendo una cosa: que escribir es una vocación excluyente, que todo lo demás es secundario; que lo único que uno quiere es escribir. (p.62)

Ese diálogo se dio luego del lanzamiento de Cien años de soledad de García Márquez y del premio Rómulo Gallegos a Vargas Llosa por su novela La casa verde. Años más tarde, recibirían el Premio Nobel de Literatura en los años 1982 y 2010, respectivamente.

Es, sin duda, un libro que guarda una conversación en la que lo más importante se encuentra en las palabras del escritor colombiano, lo que convierte a este texto en una buena fuente de información sobre todo, si se quieren conocer detalles de la obra y del oficio de escritor por boca de uno de los grandes de la literatura.

 

 

Bibliografía:

La novela en América Latina. Diálogo entre M. Vargas Llosa y G. García Márquez, Mario Vargas Llosa / Gabriel García Márquez, Ediciones Copé / Petróleos del Perú, Lima, 2013

Mario Vargas Llosa: El fuego de la literatura – Néstor Tenorio Requejo

Mario Vargas Llosa: El fuego de la literatura – Néstor Tenorio Requejo

Para conocer más la obra de Mario Vargas Llosa.

Al visitar una librería encontré el libro Mario Vargas Llosa: El fuego de la literatura, un acierto de la editora nacional Arteidea Editores, cuya publicación nos entrega la recopilación de ensayos, acerca del mencionado escritor, efectuada por Néstor Tenorio Requejo. Esta edición es del año 2001, nueve años antes que Vargas Llosa obtuviera el Premio Nobel. Lo interesante es que este libro lo encontré junto con otros de literatura peruana de ediciones recientes, lo cual hacía parecer al libro como sobreviviente de una antigua edición.

Si bien es cierto que, a raíz del Premio Nobel otorgado a Mario Vargas Llosa, han aparecido algunos textos de ensayos acerca de su obra, uniéndose a los ya existentes, es también cierto que existe una amplia bibliografía acerca de la vida y obra del mencionado escritor, de la cual resulta muy difícil o casi imposible conseguir aquellos títulos que integran ese universo bibliográfico que permite acceder a un conocimiento más profundo de la producción literaria del escritor arequipeño.

En la contratapa del libro reproducen unas líneas del prólogo escrito por Marco Martos y que resumen lo interesante de la recopilación: Esta recopilación de trabajos académicos que hace el profesor Néstor Tenorio Requejo tiene un valor enorme, porque remplaza, con voces múltiples, el libro por ahora inexistente que necesitamos, que vaya un poco más lejos del clásico ensayo de José Miguel Oviedo y que aborde, sin excepción posible, toda la vasta obra narrativa de Mario Vargas Llosa.

Esas voces múltiples que hace mención Marco Martos resultan un gran acierto, porque nos da la oportunidad de leer ensayos escritos no solo por especialistas peruanos sino, también, por autores extranjeros que admiran y estudian la obra del Premio Nobel de Literatura 2010. Muchos de esos ensayos son inhallables en librerías o bibliotecas, como lo cita Marcos Martos.

En el prólogo, Martos escribe acerca de Vargas Llosa: […] pero es, sin duda, un novelista de un notable vigor y un ensayista perspicaz, inteligente, ordenado y, si bien fundamentalista, bastante persuasivo. Necesitamos tener convicciones muy arraigadas para no ser ganados por su argumentación. Varias de las novelas de Vargas Llosa son memorables y esto quiere decir que el lector promedio, que es el que siempre decide, recuerda sus tramas y sus personajes y de buena gana emprende segundas y terceras lecturas. Esas novelas son para mí La ciudad y los perros, La casa verde, Conversación en la catedral, La guerra del fin del mundo. Por esos relatos lo juzgo y también por El pez en el agua y por sus impecables páginas sobre Flaubert.

La edición es del año 2001 y ya se hablaba acerca del escritor peruano como candidato al Premio Nobel. Marco Martos inicia su prólogo con estas palabras: Los peruanos discuten cada año sobre si Mario Vargas Llosa obtendrá o no el premio Nobel de literatura. Se cruzan apuestas, se dan razones inverosímiles, las más, y luego se deja de lado el tema hasta que van pasando los meses y nuevamente se enciende la polémica. […]

Los trabajos que se incluyen en la primera parte del libro permiten un acercamiento global a diferentes aspectos en la producción del escritor arequipeño. En la segunda parte se encuentran los ensayos de las siguientes obras: Los jefes, La ciudad y los perros, La casa verde, Los cachorros, Conversación en La Catedral, Pantaleón y las visitadoras, La tía Julia y el escribidor, La guerra del fin del mundo, Historia de Mayta, ¿Quién mato a Palomino Molero?, El hablador, Elogio de la madrastra, Lituma en los Andes, Los cuadernos de don Rigoberto y La fiesta del Chivo. Los ensayos acerca de las obras han sido colocados en orden cronológico, conforme a su publicación.

Entre los autores de los ensayos encontramos a Wolfgang A. Luchting, José Miguel Oviedo, Roland Forgues, Ángel Rama, Julio Ortega, Ricardo González Vigil, Joseph Sommers, Luis Loayza, Miguel Gutiérrez, entre otros.

Leer este libro es aprovechar una excelente oportunidad para conocer más acerca del Premio Nobel de Literatura 2010. Los animo a emprender su búsqueda en las librerías.

 

 

Bibliografía:

Mario Vargas Llosa: El fuego de la literatura, recopilación de Néstor Tenorio Requejo, Arteidea Editores, Lima, 2001.

 

La literatura es mi venganza – Mario Vargas Llosa y Claudio Magris

La literatura es mi venganza – Mario Vargas Llosa y Claudio Magris

La literatura es mi venganza es un libro que, si bien es bastante breve, resulta interesante porque en él podemos conocer opiniones de Mario Vargas Llosa y Claudio Magris. Este libro “nos ofrece el diálogo de estos dos destacados intelectuales cuya pasión literaria los reunió una tarde de diciembre del año 2009 en la Biblioteca Nacional del Perú, para conversar sobre el ambicioso tema ‘Novela, cultura y sociedad’” (Contratapa).

En un inicio dan una importante explicación acerca de la novela y su relación con la ficción, la realidad y el tiempo, factores que ambos manejan con destreza. Conversan acerca de las diferencias que existen en el trabajo de una novela y un ensayo, aun cuando ambos sean acera de un mismo tema. Magris menciona que “en una novela no nos limitamos a juzgar la vida, la narramos con todas sus contradicciones”. Por su parte, Mario Vargas Llosa dice: “Yo creo que se escribe novelas con la totalidad humana, con lo que uno sabe, con lo que uno conoce, con su razón. Con su inteligencia, pero también con esos fondos oscuros de la personalidad de los que somos vagamente consientes, que tenemos ahí abajo escondidos y que, a la hora de crear una historia, de pronto van como reflotando”; más adelante añade: ”…un artículo, un ensayo, es un gran esfuerzo de comprensión racional de una obra literaria o de un problema político o de un hecho diverso”.

Durante su conversación también  se refieren a la Cultura, Sociedad y Política; ahí Vargas Llosa habla de la importancia de no dar la espalda a la política y buscar un mayor interés y participación de la sociedad. También tocan el tema de los inmigrantes, principalmente en Europa y la segregación e intolerancia entre naciones y culturas y, en este contexto se refieren, también, al tema de las identidades y el diálogo. El escritor italiano dice: “No tenemos solo una, sino muchas identidades […] la nacional, la regional, la política, la sexual y aún otras. La identidad política, por ejemplo, puede ser incluso más importante que la nacional; yo me siento más cercano a un liberal de Uruguay que a un fascista italiano, por ejemplo” y, refiriéndose al diálogo, expresa “que se dialoga realmente si, aun amando y defendiendo apasionadamente las propias ideas, no se ha decidido a priori tener razón”.

Y así, a lo largo del breve libro, encontraremos una serie de opiniones que, más allá de darnos el punto de vista de Vargas Llosa y Magris acerca de los temas tratados, podremos ver que se trata de temas que, por su importancia, deben ser tomados en cuenta al ver el panorama de una sociedad mundial de la cual, todos formamos parte.

Bibliografía:

La literatura es mi venganza, Mario Vargas Llosa y Claudio Magris, Seix Barral, Barcelona

 

Para entender mejor las novelas de Mario Vargas Llosa

Para entender mejor las novelas de Mario Vargas Llosa

Recuerdo que hasta hace unos pocos años, tuve dificultad para comprender las novelas de Mario Vargas Llosa. Más de una vez empecé la lectura de La casa verde y tuve que abandonarla; lo mismo me sucedió con La ciudad y los perros. Había algo en la estructura que no llegaba a comprender.

No me sucedía lo mismo cuando leía y disfrutaba de sus ensayos y artículos periodísticos, que aún ahora disfruto leyendo. Buena compilación de ellos podemos encontrarla en los libros: Contra viento y marea (1962 – 1982), Contra viento y marea 3 (1964 – 1988), Desafíos a la libertad, El lenguaje de la pasión y la última recopilación Sables y utopías.

En una de mis visitas a una librería, se me acercó un amigo, quien era administrador de ese local y, recuerdo que me mostró unos ejemplares de las novelas de Vargas Llosa en la edición de Alfaguara; me dijo que acaba de llegar un nuevo lote con esas obras; mi respuesta no se hizo esperar y le comenté las dificultades que había experimentado. “Entonces no has leído este libro que acaba de salir a la venta”, fue su respuesta y puso en mis manos el libro dossier Vargas Llosa (Editorial Santillana, sello Taurus, Lima, 2007), escrito por José Miguel Oviedo, un crítico literario y verdadero especialista en la obra vargasllosiana.

Me invitó a tomar asiento en su oficina y me dijo: “léelo”. Leí, de un tirón, las primeras cincuenta páginas y me llevé el libro (por supuesto que lo pagué). Ese mismo día, termine de leer el libro y empecé a releerlo con mucha más atención. Era una de las mejores explicaciones que había leído acerca de la obra y del  estilo empleado por un escritor.

Luego empezaría mi lectura de las novelas Conversación en La Catedral, La ciudad y los perros, La casa verde, La tía Julia y el escribidor, La fiesta del Chivo, La guerra del fin del mundo, El sueño del celta y continúa la lista. Recuerdo que, en una entrevista, Vargas Llosa dijo que recomendaría empezar su obra novelística con la lectura de Conversación en La Catedral y, estoy seguro, que lo dice porque esa novela encierra la raíz de la técnica que emplea en sus demás obras, técnica aprendida –como él mismo lo dice- de su maestro William Faulkner.

José Miguel Oviedo, quien fue compañero de colegio del Premio Nobel, escribe, en la “Nota del autor” que da inicio al libro: “Los textos reunidos en este Dossier son una selección de los que fueron escritos con muy variados propósitos y motivos: como ensayos, prólogos, notas conmemorativas o simples reseñas; para ser presentados en reuniones universitarias, como encargos editoriales o pedidos de revistas, periódicos y suplementos culturales. Eso explica la diversidad de su enfoque y alcance. […] Así, no sólo permiten apreciar su evolución como creador, sino la mía como crítico, si es que eso tiene algún interés para el lector. […] El último texto, ‘Vargas Llosa, testigo del mundo’, es el más extenso y es inédito. Fue escrito para este libro cuando me di cuenta de que con él podía completar la imagen que tengo del autor… […]

También me parece interesante lo que Oviedo escribe acerca de la crítica literaria, que se incluye en la “Nota del autor” y en la contratapa del libro: […] Pero aceptar que el juicio crítico, aún el más perspicaz, es siempre relativo, no debe tomarse como una seria limitación o deficiencia. Si se nos permitieses saber de modo certero todo, absolutamente todo sobre una novela o un poema, ya no necesitaríamos volver más sobre ellos, lo que equivale a declararlos muertos. […]

Es un libro que recomiendo no sólo para aquellos que deseen entender mejor la obra de Vargas Llosa sino, también, para aquellos que deseen leer un libro que muestra el enfoque crítico a diferentes aspectos de la obra de un escritor.

 

Carlos E. Tupiño

(Abril, 2011)