De mi biblioteca: Poesía completa – César Vallejo

De mi biblioteca: Poesía completa – César Vallejo

Petroperú, a través del sello editorial Ediciones Copé, tiene el agrado de poner ante usted la nueva edición de la Poesía Completa de César Vallejo, una de las publicaciones emblemáticas de nuestro sello editorial a lo largo de la historia.

Esta segunda edición, corregida y aumentada, a cargo de Ricardo González Vigil, pretende poner al alcance de la ciudadanía una mirada actualizada e integral de la obra poética de uno de los autores más importantes de la literatura peruana. Por este motivo, la presente edición cuenta también con un estudio introductorio, notas sobre los poemas y una biografía básica.

César Vallejo es la principal voz poética del Perú y uno de los poetas más importantes de la literatura hispanoamericana. La repercusión de su obra lírica en la producción literaria a nivel mundial es incalculable porque, como todo verdadero artista, su trabajo se encuentra siempre vigente, siempre pertinente y en constante circulación. La presente edición tiene el objetivo de contribuir a la difusión y el estudio de la obra de este autor, de vital importancia para la literatura nacional. De esa manera Petroperú continúa promoviendo la reflexión e investigación en torno a su obra. (Contratapa)

Poesía Completa
César Vallejo
Prólogo, edición y notas de Ricardo González Vigil
Petróleos del Perú, Ediciones Copé, Lima, 2013, ejemplar Nº 0815.
696 páginas.

 

Advertisements

La prosa de César Vallejo – Carlos Eduardo Zavaleta

La prosa de César Vallejo – Carlos Eduardo Zavaleta

En uno de mis recorridos por las librerías encontré un interesante libro. Se trata de La prosa de César Vallejo. Introducción, Antología y Selección por Carlos Eduardo Zavaleta, Editorial San Marcos, Lima, 2007. Es uno de los excelentes trabajos que nos ha dejado el recientemente desaparecido escritor, maestro y miembro de la Academia Peruana de la Lengua.

Este libro, tal como lo señala Zavaleta, tiene tres partes: una introducción, la antología de textos y una breve selección de ensayos críticos redactados por algunos egresados sanmarquinos de la Maestría… La mayoría de los textos seleccionados corresponden a sus primeras ediciones.

En la Introducción, C.E. Zavaleta escribe –refiriéndose a Vallejo– …llega en 1923 a la prosa como aprendiz, pero a la vez como “invasor”, o mejor diré, como profundo innovador de esa mezcla de romanticismo y modernismo que, con tardanzas, se vivió en el Perú a principios de aquel siglo. En la extensa Introducción, el autor del libro toca aspectos interesantes acerca de la obra narrativa de Vallejo mientras nos ofrece pequeños análisis y comentarios de muchos de los textos en prosa que conforman la producción del poeta y, no necesariamente, se ciñe a los textos seleccionados para la edición.

Empieza ocupándose desde los inicios del poeta como prosista: ¿De dónde provienen los antecedentes reales de esta inmersión de Vallejo en la nueva prosa? Luego continuará con la producción cuentística y las novelas para pasar a la Nota sobre el estilo y la estructura, texto en el que podemos recorrer las variantes estructurales en los trabajos de Vallejos, así como su estilo que se está presente a lo largo de toda su producción literaria.

También nos muestra esa fusión cuento-ensayo que se da en algunos de los trabajos de Vallejo. Hay en verdad algunos textos que se elevan a la categoría de cuentos: “Teoría de la reputación”, “Ruido de pasos de un gran criminal”, “Lánguidamente su licor”… (p.32), textos que se incluyen en el presente libro. Más adelante escribe que “Magistral demostración de salud pública” es el cuento-ensayo más explícito.

Finaliza la Introducción con el análisis de los Poemas en prosa, el cual inicia con a las siguientes palabras: Leer Poemas en prosa, primera edición del libro Poemas humanos (1939), es culminar un largo y sorprendente camino, y comprobar que Vallejo, como pocos autores latinoamericanos, con la excepción de Borges, dominó y brilló por igual en las formas de poesía y prosa. (p.34).

En la parte de la Antología, los textos están agrupados en Estampas, Cuentos, Novelas, Contra el secreto profesional y Poemas en prosa. En esta Antología llamó mi atención la publicación del cuento Cera –para muchos, el mejor cuento escrito por César Vallejo– en su primera versión de 1923 y en la versión de 1994 establecida por Claude Couffon en base a un ejemplar de la primera edición del libro Escalas (que incluye este cuento) con correcciones –inéditas– hechas a mano por el poeta. La segunda versión es mucho más corta y pierde ese halo de sobrenatural que está presente en la primera versión. Es como si se volviera más realista, sin perder su esencia de misterio. El inicio de la versión de 1994 empieza en el quinto párrafo de la primera versión. Esto hace que el lector, desde el inicio, se encuentre con la descripción del personaje Chale. El lenguaje poético se mantiene al igual que en la versión de 1923. En el post del 15 de enero de este blog, podrán encontrar un comentario acerca de Cera.

Los primeros párrafos, eliminados en la segunda versión, ayudan al lector a situarse en el lugar y en el contexto de la historia, previa a la aparición de Chale; todo esto se da por medio de la voz del narrador que es un testigo de la historia. Esos recortes también se producen en otros párrafos y se hacen algunas modificaciones que reducen el texto. Veamos un ejemplo entre un párrafo de la primera versión y las modificaciones que se le hace en la de 1994. Se trata del sexto párrafo (primera versión) y segundo párrafo (versión 1994).

(Versión 1929) Dado el aspecto de inexpugnable de Chale, y, según el cual, parecía acabar de despertar de alguna mala pesadilla quizás, consideré importuna mi presencia y resolví marcharme, cuando el asiático abrió uno de los cajones de la mesa y, capitaneado de alguna voz de mando interior e inexorable, que desenvainóle el cuerpo entero en resuelto avance, extrajo de un lacónico estuche de pulimentado cedro, unos cuerpos blancos entre las uñas lancinantes y asquerosas. Los puso en el borde de la mesa. Eran dos trozos de mármol. (p.60)

(Versión 1994) Consideré importuna mi presencia y resolví marcharme, cuando Chale abrió un cajón de la mesa y extrajo de un lacónico estuche de pulimentado cedro, unos cuerpos pequeños y blancos. Los puso en el borde de la mesa. Eran dos trozos de mármol. (p.70)

Podemos apreciar claramente los recortes y cambios hechos por el autor. Acerca de estas diferencias en el estilo, Gabriela Falconí P. escribe: …la primera versión estaba escrita en un estilo barroco que se deleitaba en moldear y retorcer la prosa mientras que la segunda optaba por un estilo más directo. Las supresiones y correcciones que encontramos en la segunda versión son un ejemplo claro de este cambio. (“El juego, el azar y el destino. Vínculos entre la novela El jugador de Dostoyevski y el cuento Cera de César Vallejo”, texto publicado en el presente libro, p.142 – 143).

En la última parte del libro encontramos los Textos críticos, en el que figuran cinco trabajos acerca de diferentes obras de Vallejo. Entre estos se encuentra El juego, el azar y el destino. Vínculos entre la novela El Jugador de Fedor Dostoyevski y el cuento Cera de César Vallejo, escrito por Gabriela Falconi P. mencionado en el párrafo anterior.

Es un libro no sólo interesante sino, importante para el conocimiento de los textos en prosa de César Vallejo. Un hermoso legado de Carlos Eduardo Zavaleta quien, como un maestro, nos explica y nos lleva a través de los diferentes textos del poeta y prosista de Santiago de Chuco.

 

Bibliografía:

La prosa de César Vallejo. Introducción, Antología y Selección por Carlos Eduardo Zavaleta, Editorial San Marcos, Lima, 2007
Los textos citados han sido tomados del mencionado libro.

 

Carlos E. Tupiño

Lima en 10 cuentos – Cera de César Vallejo

Lima en 10 cuentos – Cera de César Vallejo

Cera, el cuento escrito por César Vallejo, es el texto que inicia ellibro Lima en 10 cuentos (Ediciones de la Biblioteca Universitaria, Lima, 1966). Dicho cuento apareció publicado en el libro Escalas, escrito por el poeta en 1923, el cual incluyó doce textos; los seis primeros considerados lírico-narrativos, por el lenguaje utilizado por el poeta y, los seis restantes considerados relatos. Cera tal vez esté considerando como uno de los mejores cuentos de Vallejo.

El poeta aborda el tema del juego de los dados. El personaje central es el chino Chale, quien aparece rodeado de un aura de misterio y cierto misticismo. Él mismo preparaba sus dados, tallándolos de dos piezas de mármol, dando como resultado un producto que el narrador llama: “Bellos cubos de Dios”. Por medio de la historia desarrollada en este cuento y el lenguaje utilizado, el autor imprime  fuerza y angustia en la atmósfera del relato, la que mantiene hasta el final en el que muestra la avasalladora angustia que brota del personaje Chale y, nos introduce no sólo en la historia narrada sino, también, en el mundo del juego de dados de la Lima de los años veinte.

El poeta de Santiago de Chuco logra descripciones que transmiten la esencia de lo que el narrador ve; por ejemplo: “Por la cerradura de la puerta alcancé a distinguir que Chale hacía luz y sentábase con gran desplazamiento de malhumor delante de la lamparita de aceite, cuyo verdor patógeno soldóse en mustio semitono a la lámina facial el chino, solflamada de visible iracundia. Nadie más estaba allí” (página 6).

Aquí otra muestra: “Y esa muñeca pálida, alambrada, neurótica, como de hechicería, casi diafanizada por la luz que parece portar y transmitir el vértigo a los dados, que la esperaban en la cuenca de la mano,…” (página 13).

Resulta interesante el trabajo que el escritor hace con el narrador, cuyo nombre no se revela, quien, hacia el evento final del cuento cuando hace su aparición un hombre imponente y misterioso, puede percibir ciertas acciones que escapan a las miradas de los demás jugadores que están participando de la partida de dados. Para darnos una idea de este misterioso personaje, el narrador dice: “El recién llegado era un hombre alto y de anchura proporcionada y hasta armoniosa; aire enhiesto, gran cráneo sobre la herradura fornida de una maxilar inferíos que reposaba recogido y armado de excesiva dentadura para mascar cabezas y troncos enteros…” (página 16). Esta presencia produjo en Chale un efecto que percibió el narrador: “El asiático estaba demudado. Desde que éste advirtió al desconocido, no volvió a mirarle cara a cara. Por nada.” (página 17).

Este sentimiento de Chale lo acompañará hasta el desenlace final. Creo que es un texto que nos anima a iniciar nuestra búsqueda en librerías de libros viejos, bibliotecas, internet, en fin… es un cuento que vale la pena encontrar y leerlo.

 

Carlos E. Tupiño

(Enero, 2011)