Revista Libra 1929 – Buenos Aires

Revista Libra 1929 – Buenos Aires

Desde hace algunos años, cuando empecé mis investigaciones sobre las revistas literarias de los años vanguardistas, pude obtener ediciones facsimilares de varias de esas publicaciones que dejaron una huella en la cultura, literatura y política en las primeras décadas del siglo XX en América Latina. Gracias a esas ediciones es posible, para muchos, poder llegar a las páginas de esas revistas.

En la FIL de Lima, el país invitado fue México; al visitar el estand mexicano pude ver la diversidad de ediciones y temas que habían traído para esta feria. México se distingue por la labor y el esfuerzo en preservar su pasado cultural y literario. Gracias a la labor de entidades del Estado y a editoriales, existen ediciones facsimilares de importante revistas literarias y culturales, como es el caso de Contemporáneos, Ulises y la mítica Irradiador, por citar solo a tres.

En ese estand, rodeado de interesantes libros, tuve el gusto de encontrarme con Walter Sanseviero, reconocido librero y conocedor –entre otros temas– de las revistas literarias y culturales que surgieron dentro del vanguardismo. Por su recomendación llegó a mis manos Libra 1929. Edición facsimilar preparada por Rose Corral, una interesante edición publicada por El Colegio de México en el año 2003. La Doctora Rose Corral es considerada una especialista en los temas de literatura de México y Buenos Aires; ha realizado publicaciones sobre los Contemporáneos de México, Martín Fierro, de Buenos Aires, el prólogo para la edición facsimilar de la revista Proa (1924-1926) –junto con Anthony Stanton–, entre otros textos.

Esa edición de El Colegio de México rescata del olvido una revista que publicó un único número; se desconocen los motivos por los que no se volvió a publicar; solo existen suposiciones y opiniones al respecto. Francisco Luis Bernárdez y Leopoldo Marechal, personajes de reconocida trayectoria dentro de la vanguardia, fueron los directores de Libra. Junto con Jorge Luis Borges fueron directores de la revista Proa en su tercera época.

Ese solitario número de Libra, publicado en el invierno de 1929 en Buenos Aires, incluyó textos de Alfonso Reyes, Macedonio Fernández, Gabriel Bocángel, R. Molinari, Francisco Luis Bernárdez y Leopoldo Marechal; poemas de James Joyce y Mariano Brull, entre otros. También contiene el «Correo Literario», una sección que recopila textos diversos, como cartas, fragmentos de ensayos, poemas y comentarios.

Esas páginas permiten al lector dar una mirada al nuevo estilo que aparecía en una revista que fue publicada en los años finales del apogeo vanguardista en Latinoamérica y, precisamente, en una de las ciudades en las que esos «ismos» tuvieron un gran desarrollo e influencia en otras ciudades, tanto en lo político, literario, artístico y cultural. Fue en Buenos Aires donde se publicaron Inicial, el periódico Martín Fierro, Prisma, Claridad, Proa y muchas más.

Si bien la edición facsimilar de Libra, permite un acercamiento a su contenido, considero que lo más importante de esa edición es el estudio introductorio preparado por Rose Corral, en el que, luego de las investigaciones realizadas, especialmente en la Capilla Alfonsina, nos presenta los pormenores que se dieron en los esfuerzos por publicar esa revista; en ellos se resalta la intervención de Alfonso Reyes para llevar adelante ese proyecto, así como su intervención personal para conseguir las colaboraciones para ese primer número y para los siguientes que pensaron publicar.

Rose Corral destaca la influencia de Alfonso Reyes en la juventud intelectual de Buenos Aires así como su labor para la edición de la colección Los Cuadernos del Plata.  Luego de las páginas que reproducen las de Libra, se encuentra la sección «Documentos»; en el inicio se lee: «El conjunto de documentos reunidos y anotados que se presentan en esta sección –correspondencias diversas, reseñas, notas, artículos periodísticos– permiten complementar la información en torno a la revista Libra: su origen y gestación, algunos de los comentarios públicos y privados que recibió, y en particular el papel y participación de Alfonso Reyes en esta revista.» En esas páginas se pueden leer diversos comentarios sobre las «Jitanjáforas» de Alfonso Reyes, texto que inicia la revista y originó muchas opiniones en la crítica de esos años.

Se trata de un libro que permite apreciar una «rareza bibliográfica» y la dedicación de una persona, como Alfonso Reyes, comprometida con la difusión cultural y literaria.

LIBRA 1929. Edición facsimilar preparada por Rose Corral, El Colegio de México, A.C., México, D.F., 2003.
Las citas han sido tomadas del libro mencionado.

 

Carlos E. Tupiño
Agosto, 2017

Advertisements