El laboratorio de la vanguardia literaria en el Perú – Yazmín López Lenci

El laboratorio de la vanguardia literaria en el Perú – Yazmín López Lenci

En mis investigaciones sobre el campo de las publicaciones vanguardistas, he encontrado importantes trabajos; uno de ellos es El laboratorio de la vanguardia literaria en el Perú de Yazmín López Lenci. Desde su publicación en 1999, mantiene su vigencia como una sustancial fuente de consulta para la investigación y estudio de las revistas de vanguardia que aparecieron en el Perú durante la segunda década del siglo XX.

Antonio Melis, en el «Prólogo», escribió: «El análisis del papel jugado por las revistas y periódicos de las provincias es un momento central de esta investigación.» Resaltan las revistas publicadas en ciudades del Sur del Perú; entre ellas: Kosko y Kuntur de Cusco; La Tea y el Boletín Titikaka de Puno y Chirapu de Arequipa, que pueden considerarse como lugares de importancia en el desarrollo del vanguardismo e indigenismo.

Más adelante, Melis añade: «El concepto-clave de este trabajo es el proceso de resemantización que la vanguardia conoce en tierra peruana. […]», Ese concepto tratado por la autora permite apreciar que la vanguardia peruana no fue un calco de la europea; en su desarrollo fue adquiriendo características del contexto cultural y político de esa década. Un claro ejemplo es el libro Ande de Alejandro Peralta, publicado en Puno en 1926. Los poemas tienen la tipografía y distribución en la página que caracterizó a la poesía vanguardista de esos años; sin embargo, lo que plasma el poeta en cada uno de sus poemas, está impregnado de su sentir en medio del paisaje del Altiplano, del lago Titikaka, de los campesinos; es decir, de su contexto. Se encontraron el vanguardismo con el indigenismo y apareció lo que Cynthia Vich llama «indigenismo vanguardista» (Indigenismo de vanguardia en el Perú. Un estudio sobre el Boletín Titikaka, Lima, 2000)

Desde el inicio del siglo XX, empezaron a mostrarse algunos cambios sociales en el ámbito social y cultural. Los años conocidos como el Oncenio de Augusto B. Leguía sirvieron de marco al apogeo de la vanguardia. Sobre ese importante periodo la autora escribió: «La expansión cultural y educativa del período comprendido entre los años 1900 y 1930, que va de la mano del incremento de las capas medias, puede leerse en la apertura de librerías y de nuevas editoriales, en el incremento de la población universitaria, en la creación de escuelas superiores, pero sobre todo en la actividad efervescente  de periódicos y revistas entre 1919 y 1928.»

López Lenci considera a González Prada como una importante influencia en los intelectuales que forjaron esas publicaciones: «Apoyarse en la voz rectora de González Prada significó para la nueva generación encontrar una voz legitimadora de sus empresas periodísticas. Una buena cantidad de revistas se abren en sus primeros números con la inclusión de artículos, ensayos o poemas del reivindicado maestro. […]»

El libro tiene tres capítulos. El primero rescata lo ocurrido con la prensa en las dos primeras décadas del siglo XX «pero sobre todo en la actividad efervescente de periódicos y revistas entre 1919 y 1928». Lima, la capital, era el centro de las actividades; sin embargo, como una oposición al centralismo, hubo un auge del periodismo en las provincias, especialmente en Cusco, Puno y Arequipa.

También compara el periodismo que se desarrolló en diferentes diarios que fueron publicados en los mismos años de las revistas vanguardistas, como fue el caso de El Tiempo, La Prensa, Nuestra Época y también entre las mismas revistas, lo que permite apreciar el tipo de discurso en cada una de las publicaciones.

En el segundo capítulo, la autora elige 36 manifiestos y realiza una definición de lo que considera un manifiesto dentro del campo de las revistas literarias vanguardistas. También presenta y analiza algunas muestras de lo que definieron como vanguardismo algunos manifiestos aparecidos en revistas como Chirapu de Arequipa, Boletín Titikaka de Puno, Amauta de Lima, y otras.

En este capítulo dedica unas páginas al análisis del Simplismo, un vanguardismo que estuvo a cargo de un único miembro: el poeta Alberto Hidalgo, y al Surrealismo y su influencia en el Perú.

En el tercer capítulo se ocupa de la vanguardia andinista. En ese campo son muchas las opiniones que se han vertido sobre el indigenismo, un movimiento en el que los grupos intelectuales de los Andes, especialmente del Sur del país, tuvieron un rol importante. Yazmín López considera «que los intelectuales andinos no inauguran el discurso sobre el indio sino que lo reactualizan y movilizan, de acuerdo con las variantes propias de su inserción dentro del campo intelectual nacional.» El análisis que realiza de los textos y manifiestos que fueron publicados en diferentes revistas de esos años del vanguardismo, permite tener un panorama general sobre el movimiento indigenista a través del vehículo que constituyeron las revistas literarias de vanguardia.

Se trata de una significativa contribución al estudio de la vanguardia peruana.

El laboratorio de la vanguardia literaria peruana.
Yazmín López Lenci.
Editorial Horizonte, Lima, 1999.
180 páginas.
Las citas han sido tomadas del mencionado libro.

 

Carlos E, Tupiño
Mayo, 2017

Advertisements

Gamaliel Churata. Antología y valoración

Gamaliel Churata. Antología y valoración

sta edición reúne una serie de textos que permite un acercamiento a la vida y obra de Arturo Peralta, quien decidió utilizar el seudónimo de Gamaliel Churata, nombre con el que firmaría, desde 1924, sus artículos periodísticos, ensayos, poemas y su mayor obra: El pez de oro.

En las páginas que presentan el libro se indica: «En esta antología, el lector hallará el pensamiento matriz de su autor en pro de un peruanismo o, mejor, americanismo profundo; entreverá sus ideas sociales; aquilatará su cultura, en verdad no académica, pero no por eso menos sólida y amplia. Todo ello expuesto de manera original, en prosa no común ni común modo de mirar, juzgar, entender los temas de la cultura y descubrir nuestro “mundo interior andino”, en pos de una “América dueña de sus entrañas y de su voluntad”, como lo expresa el propio genial creador.» (p. 8).

«El pez de oro, o dialéctica del realismo psíquico, alfabeto del incognoscible» es el texto que inaugura la Antología y reproduce la conferencia que ofreció Churata en la ciudad de Puno en 1965, luego de su regreso de La Paz, Bolivia, y resulta de suma importancia para conocer lo que piensa el autor sobre su emblemática obra indigenista. En esa oportunidad, el intelectual puneño refirió que «[…] conviene tener en cuenta que El pez de oro está labrado con materiales puneños, radicalmente fruto de las reacciones anímicas telúricas de nuestra tierra y su lago, […]» (p. 14).

Más adelante añadío: «Queda establecido que El pez de oro es de una literatura que no persigue ciertamente la creación de un nuevo idioma, como parece que juzgó algún cimero hombre de letras americano, cuyo nombre no puedo evocar puesto que la versión no llegó a mí directamente; pero sí que pretende infundir en el hispano una emotividad idiomática, que en alguna manera nos hable de las raíces de la Runa-Simi, que yo llamo el Kheswa-aymara. Y agregaré ahora que el volumen édito (sic) es sólo el primero de otros que le siguen, […]. En efecto, tras El pez de oro debe aparecer Resurrección de los muertos, de mayor número de páginas […]» (pp. 24-25).

Durante mucho tiempo los estudios sobre El pez de oro no han sido abundantes y eran pocos los trabajos que podían encontrarse en las bibliotecas o librerías; uno de los más antiguos es El pez de oro, la biblia del indigenismo, de Omar Aramayo. Sin embargo, en los últimos años han aparecido nuevos libros que contribuyen al estudio sobre Gamaliel Churata y su obra; cito algunos de ellos al final.

Luego de la presentación y el texto que reproduce la conferencia de Gamaliel Churata, el libro se divide en seis partes; las cuatro primeras reúnen fragmentos de El pez de oro, una selección de prosa lírica, ensayos y poesía del autor puneño. Las dos últimas secciones: «Valoración» reúne poemas en homenaje a Churata y ensayos sobre su vida y obra; en «Epicedio» se encuentran los discursos que pronunciaron en el sepelio de Gamaliel Churata.

Los poemas y ensayos incluidos en «Valoración» son de suma importancia para conocer, por testimonio de personas que conocieron al autor puneño, diferentes aspectos de la vida, trayectoria y obra de Gamaliel Churata. Esas páginas permiten dar una mirada a los años en el Colegio San Carlos, a los jóvenes que formarían el grupo Orkopata, la presencia del maestro Encinas, la formación de la revista La Tea, la gestación del Boletín Titikaka, el contexto social y político de esos años en sur andino, el desarrollo de la poesía vanguardista por parte de los poetas puneños, la relación de Churata con José Carlos Mariátegui y la revista AMAUTA, su función como bibliotecario en Puno y la labor que cumplió al frente del mencionado grupo intelectual en el que el «autodidactismo» jugó un papel importante en el desarrollo de sus integrantes. También figuran ensayos sobre El pez de oro, lo que permite leer y comparar lo que dice el mismo autor con lo que sostienen los críticos. Considero que dentro de ese excelente grupo de textos, resaltan los de Emilio Romero, Emilio Vásquez, Luis E. Valcárcel y José Varallanos.

A continuación, cito los títulos de los textos y sus autores incluidos en la sección «Valoración», por considerarlos de utilidad para las personas interesadas en la vida y obra del autor puneño.

«Gamaliel Churata», Nazario Chávez Aliaga.
«Canto Existencial», Luis de Rodrigo.
«A mí me dio muchas palabras y yo nada», Alberto Valcárcel.
«A Gamaliel Churata, en Orko-Pata», Eleazar Bustamante.
«Biografía polémica de Gamaliel Churata», Alejandro Peralta.
«Sobre la piel del silencio petral», Jesús Cabel.
«Gamaliel Churata y el Pez de Oro», Fernando Diez de Medina.
«Churata, su obra y el indigenismo o peruanismo profundo», José Varallanos.
«El pez de oro», Luis E. Valcárcel.
«Gamaliel Churata, el medio, el momento y el hombre», Emilio Romero.
«Churata y su obra», Emilio Vásquez.
«El pez de oro», José Enrique Viaña.
«El pez de oro de Gamaliel Churata», César A. Rodríguez.
«Ha muerto Gamaliel Churata», Arturo Peralta Vásquez.
«Gamaliel Churata» por Luis Edmundo Heredia.
«De la fosa común del olvido», Ernesto More.
«Se fue Gamaliel Churata», J. Alberto Cuentas.
«El panindigenismo de Churata», Emilio Armaza.
«Un libro americano para indo-mestizos», Luis Alberto Sánchez.
«Nueva presencia de Gamaliel Churata», José Luis Ayala.
Carta de Jorge Basadre a Emilio Vásquez.
«Se llamaba Gamaliel», José Vásquez Aliaga.
«Diálogo de Víctor Arce Franco con Gamaliel Churata»

Dentro de los poemas escritos en homenaje a Gamaliel Churata, he elegido los fragmentos de dos de ellos, como una muestra de lo que reflejan los versos: elementos del paisaje del Altiplano, el lago, el grupo Orkopata y mucho más.

[…]
Por el verbo
llegaste al fuego
el monte y el agua.

Por el verbo
hallaste en el fondo
Titikaka,
una estrella de oro
nacida en el lodo.

Por el verbo
tu hiciste cantar
al hombre, la piedra
y el ritual.

Por el verbo:
tu reino es cabaña;
el cerro, poema; altar, Orkopata.
[…]
(Fragmento del poema «Canto existencial» de Luis de Rodrigo, pp. 332-333)

 

[…]
Yo ya te conocía
antes, en Orko-Pata,
que fuera
atalaya pétrea,
tierna florecilla,
en un jardín de Academos

Las ideas crecían
y crecían,
y amenazaban ser
arisco pendón,
bosque de piedra,
legión ondera
de color y coraje.
[…]
(Fragmento del poema «A Gamaliel Churata, en Orko-Pata» de Eleazar Bustamante)

Es un libro que merece tener una nueva edición para seguir difundiendo la obra de uno de los personajes de la vanguardia e indigenismo que se desarrollaron en la ciudad de Puno durante las primeras décadas del siglo pasado.

Gamaliel Churata. Antología y valoración. Instituto Puneño de Cultura, Lima, 1971.

 

Libros sobre Gamaliel Churata y su obra.

BOSSHARD, Marco Thomas. Churata y la vanguardia andina. Lima: Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar, 2014.

CHURATA, Gamaliel. El pez de oro, edición de Helena Usandizaga. Madrid: Cátedra, 2012.

FERNÁNDEZ GONZÁLES, Guissela. El dolor americano. Literatura y periodismo en Gamaliel Churata. Lima: Fondo Editorial del Pedagógico San Marcos, 2009.

MAMANI MACEDO, Mauro. Qhechumara Proyecto estético-ideológico de Gamaliel Churata. Lima: Fondo Editorial de la Universidad de Ciencias y Humanidades, 2012

_____. Ahayu-Watan. Suma poética de Gamaliel Churata. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Facultad de Letras y Ciencias Humanas / Grupo Pakarina, S.A.C., 2013.

MORAÑA, Mabel. Churata Postcolonial. Lima: Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar, 2015.

PANTIGOSO, Manuel. El ultraorbicismo en el pensamiento de Gamaliel Churata. Lima: Universidad Ricardo Palma, 1999.

TAMAYO HERRERA, José. Historia social e indigenismo en el Altiplano. Lima: Ediciones Treintaitrés, 1982.

VILCHIS CEDILLO, Arturo. Travesía de un itinerante. Puno: Universidad Nacional del Altiplano,  2013.

 

Carlos E. Tupiño
Mayo, 2017

La eternidad de un día. Clásicos del periodismo alemán (1823-1934)

La eternidad de un día. Clásicos del periodismo alemán (1823-1934)

Una selección de artículos de periodismo-literario y cultural de calidad, es la que se encuentra en La eternidad de un día. Clásicos del periodismo alemán (1823-1934). Francisco Uzanga ha hecho un extraordinario trabajo para esta edición que incluye cuarenta y cinco autores; entre ellos, más de una veintena son judíos nacidos en tierras que formaron el Imperio Austrohúngaro y en otras ciudades europeas; también figuran dos mujeres: Rosa Luxemburg y Else Feldmann, ambas judías y nacidas en la ciudad polaca de Zamość y en Viena, respectivamente. Igualmente están presentes los Premio Nobel de Literatura: Thomas Mann (1929) y Hermann Hesse (1946)  y el Premio Nobel de la Paz 1946 Carl von Ossietzky.

Asimismo, otros nombres conocidos cuya obra se sigue editando en la actualidad, aparecen en La eternidad de un día: Stefan Zweig, Joseph Roth, Alfred Polgar, Peter Altenberg, Robert Walzer, Kurt Tucholsky, Robert Musil y otros.

Son un total de cincuenta y dos artículos presentados de manera cronológica, considerando el año de su publicación, lo cual permite al lector apreciar un panorama del contexto cultural, social y político de esos años.

En el prólogo Francisco Uzanga escribió: “[…] En la Europa de habla alemana, en cambio, el género que conquista desde el comienzo el favor de los lectores es una pieza de prosa breve compuesta con ambición estilística y en tono distendido, a menudo humorístico, que adopta múltiples formas y aborda todo tipo de temas. Estos pioneros artículos periodístico-literarios no sólo encabezan la nueva sección, sino que acaban apropiándose de su nombre: además del suplemento cultural, feuilleton pasa muy pronto a designar en alemán el artículo literario escrito para la prensa, un género que irá desarrollando  unas características propias y llegará a alcanzar rango de honor en la historia de la literatura escrita en este idioma.”

Cada uno de los autores seleccionados cuenta con una breve y precisa biografía en la que se resalta la actividad periodística, literaria y política, sus relaciones con otros personajes de la época, las persecuciones y prohibiciones que sufrieron sus textos; también aparecen mencionados sucesos que formaron parte de la historia, como la tristemente célebre «noche de los cristales rotos». Esas páginas dedicadas a los autores permiten ver los nombres de las revistas y diarios de Viena, Berlín, Munich, y otras importantes ciudades; así como la trayectoria que tuvieron –aparte del periodismo– en la literatura, filosofía, medicina, humanidades, política, filología, comercio, etcétera. También proporcionan importante información sobre los libros producidos por los autores y resulta de gran utilidad para los interesados en este tipo de textos. Entre los libros mencionados figuran: Paseos por Berlín de Franz Hessel de quien se dice que su figura “es indisociable de la del flâneur, ese paseante discreto que deambula por la gran ciudad con aire risueño y fino olfato para captar lo incidental y peculiar que se esconde en sus calles.” Otro de los títulos es De noches y calles de Praga de Else Feldmann, y el texto ¡Se abren los albergues contra el frío!, todo un ejemplo de periodismo literario, proviene del mencionado libro. De la autoría de Egon Erwin Kisch se menciona El reportero frenético (1925); sobre este autor, Joseph Roth escribió: “logra elevar el reportaje a la categoría de obra literaria y, por tanto, perdurable.” Sobre sus reportajes se dice que “mantienen hoy día su vigencia y siguen sirviendo de modelo en las escuelas de periodismo de Alemania y Austria.”. Berlín y los berlineses (1851) y Siluetas berlinesas (1852) reúnen los artículos de Ernst Ludwig Kossak, quien es “considerado el padre del folletín berlinés”. Solo unos pocos de esos libros tienen ediciones actuales, otros tal vez se puedan ubicar en las librerías de libros viejos.

Durante la década de los años 20, el feuilleton tuvo su apogeo; en diferentes ciudades alemanas, especialmente en Berlín aparecen numerosas revistas y publicaciones que dan cabida a la producción de los textos de periodismo literario. Ese periodismo, así como sus autores sufrirán un duro golpe con la llegada de Adolfo Hitler al poder y las persecuciones que ocurrieron en esos años de violencia.

La lectura de los artículos seleccionados para esta edición, me ha permitido acercarme a verdaderas obras del periodismo literario y conocer a autores cuyas obras están en mi lista de libros por ubicar. No mencionaré los nombres o artículos que más me han impresionado, simplemente, recomiendo la lectura de este extraordinario libro.

 

La eternidad de un día. Clásicos del periodismo literario alemán (1823-1934), prólogo, selección, notas y traducción de Francisco Uzanga Meinecke, Acantilado, Barcelona, 2016
Las citas han sido tomadas del mencionado libro.

Carlos E. Tupiño
Abril, 2017