Tocar los libros – Jesús Marchamalo

Tocar los libros – Jesús Marchamalo

Cuando encontré Tocar los libros sólo bastó que diera una revisada a sus páginas para darme cuenta que tenía en las manos un pequeño libro que, además de interesante, sería muy entretenida su lectura. Según su autor, Jesús Marchamalo, esas páginas se originaron de una conferencia que dio en Valladolid en el año 2001.

El texto que figura en la contratapa nos dice claramente qué clase de libro estamos por leer: […] Los libros hablan del carácter, los intereses y la personalidad de sus propietarios, y también la forma de ordenarlos en nuestras personales bibliotecas aporta datos significativos. Hay quien dice que las bibliotecas definen a sus dueños, y estoy seguro de que es cierto. Como en los estratos geológicos de un yacimiento arqueológico, los libros permiten ir desenterrando los restos de todos nuestros particulares naufragios.

Pero sobre todo, hay que reconocer a los libros una sorprendente capacidad colonizadora: se extienden por los sofás, toman las repisas, los cabeceros de las camas, las mesillas… Como un ejército victorioso ganan los altillos, los aparadores, las cestas de mimbre donde duermen los gatos. Hay libros indispensables que nos obligan a poseerlos, a conservarlos para hojearlos de vez en cuando, tocarlos, apretarlos bajo el brazo. Libros de los que es imposible desprenderse porque contienen fragmentos del mapa del tesoro.

Después de leer esas líneas ¿les ha sucedido algo parecido con sus libros? En mi caso, sí. Recuerdo que tenía una caja de madera con algunos libros y luego, con el tiempo, empezaron a aparecer más libros y la caja fue cambiada por un pequeño librero; luego, en ese pequeño librero ya no entraban los nuevos libros que habían llegado; los libros ya mostraban su capacidad colonizadora. Hasta ese momento no había mucho que pensar para mantener el orden en mi pequeña biblioteca de esos años.

Mientras leía el libro pensaba en mi biblioteca, ahora con medio millar de ejemplares, muchos de los cuales no tienen un espacio definido o tratan de hacerse un lugar en medio de los que han llegado antes. Necesitaba ordenar los libros pero, también estaba leyendo en esas líneas acerca de las diferentes situaciones que se presentan cuando se quiere ordenar una biblioteca. Entonces surgió la pregunta: ¿En qué orden?

Definitivamente el orden que tenga el propietario de la biblioteca es algo muy personal. Tengo inclusive un grupo de libros en espera de ser leídos. Acerca del resto estoy pensando seriamente en volver a ordenarlos, pero ¿cómo?

El autor del libro cuenta anécdotas que tuvieron algunos propietarios con sus bibliotecas al querer ordenarlas y pensé cómo sería en mi biblioteca; por ejemplo, si todo va alfabéticamente (cito primero el apellido y luego el nombre), no me gustaría tener el libro de cuentos de McCullers Carson junto a los ensayos literarios de poesía de Martos Marco; tal vez Rulfo Juan y Ribeyro Julio Ramón queden bien uno junto al otro pero, no vería nada bien los relatos de O’Connors Flannery junto a los ensayos de Oviedo José Miguel, o al periodista y escritor norteamericano Talese Gay junto al novelista ruso y clásico Tolstoi Lev.

En fin, ya estoy ideando un orden y creo que será por grupos y, dentro de ellos, en orden alfabético. En uno de esos grupos podrán ir las obras de Flaubert junto a Barnes Julian con el ensayo The Flaubert’s Parrot y otros ensayos acerca del escritor francés; y lo mismo se puede aplicar al resto de autores. Tarea nada fácil cuando hay variedad de libros. Esto originará que las novelas Eco Umberto vayan separadas de los ensayos literarios del mismo autor y así sucesivamente.

Dentro de esa capacidad colonizadora de los libros, tendría que considerar, a los e-books. Ya no sólo en el ordenador sino, también, en el kindle que ya ha empezado a archivar  libros en su biblioteca virtual. Ahí simplemente llegan y se archivan por orden alfabético según el autor. Me imagino cómo sería en ese orden mi biblioteca. Seguiré trabajando para llevar a cabo el orden que me estoy planeando. Sólo veo los libros y pienso: hay mucho por hacer.

En las páginas de Tocar los libros encontraremos interesantes casos acerca de los libros y sus dueños y, también, datos de las bibliotecas de muchos escritores conocidos que nos darán gratas e interesantes sorpresas.

Los animo a leer Tocar los libros, es un libro en pequeño formato pero, estoy seguro, que los hará pensar con respecto al orden de sus bibliotecas, sin importar el tamaño y, también, en ese poder colonizador de los libros. Estoy seguro que disfrutarán con la lectura y pensando en los cambios que harán en sus bibliotecas.

 

 

Bibliografía:

Tocar los libros, Jesús Marchamalo, Fórcola Ediciones, Madrid, 2010

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s