Némesis – Philip Roth

Mientras caminaba por la avenida Chancelor en busca de la Escuela Elemental Chancelor Avenue, pensaba en las palabras que dan inicio a la novela Némesis: El primer caso de polio de aquel verano se produjo a comienzos de junio, poco después el Día de los Caídos, en un barrio italiano pobre que estaba en el otro extremo de la población donde nosotros vivíamos. En el ángulo sudoeste de la ciudad, en el barrio judío de Weequahic, apenas nos enteramos, como tampoco oímos hablar de la siguiente serie de casos desperdigados por casi todos los barrios de Newark excepto el nuestro.

Hacía una semana que había terminado de leer la novela escrita por Philip Roth y, aprovechando una visita a Newark, ciudad natal del escritor, fui en busca de Weequahic y de la avenida Chancelor, escenarios de los sucesos narrados por Roth. Lo primero que encontré fue el parque con el mismo nombre; ahí, se inicia la mencionada avenida. En mi recorrido pude observar que el paso de los años, desde 1944 en que se desarrolla la novela hasta la actualidad, ha originado cambios que se perciben al comparar el ambiente actual con el escenario de la epidemia de polio.

Hay pocos judíos en la población actual en comparación con la comunidad judía establecida en Lakewood, Ocean County, distante del barrio que alberga la avenida Chancelor.

Al recorrer esos lugares, venían a mi mente: Bucky Cantor, director del centro de verano; el retrasado Horace, el doctor Steinberg y la epidemia que asoló ese lugar, así como las reacciones que se hicieron presentes en momentos tan críticos como el desarrollado en la novela y que nos hacen pensar en la condición humana, las cuales son tratadas por Roth de una manera magistral.

La novela ha sido considerada como una de las mejores novelas de Roth. El Premio Nobel de Literatura 2003, J.M. Coetzee, tuvo buenos comentarios acerca de la obra escrita por Roth. En la contratapa del libro leemos: “En esta novela volvemos a encontrar el sombrío interrogante que recorre las últimas cuatro novelas de Roth, Elegía, Indignación, La Humillación y ahora Némesis: ¿qué decisiones determinan fatalmente la vida? ¿Hasta qué punto somos impotentes ante las circunstancias?”

NémesisLa novela nos cuenta la historia de una epidemia de polio que afectó Newark el verano de 1944, en plena Guerra Mundial. La maestría de Roth la podemos apreciar en el desarrollo no sólo de toda la trama sino, especialmente, en el desarrollo del personaje de Bucky Cantor, el director del centro de verano, en quien se juntan sentimientos de culpa por la muerte de su madre cuando lo dio a luz y, también, por no haber sido admitido en el ejército al igual que sus amigos que sí pudieron ir a combatir por su nación.

Aquel año, el director del centro de verano era Bucky Cantor, quien debido a una deficiencia visual que le exigía llevar gafas de gruesos cristales, era uno de los pocos jóvenes que no estaba luchando en la guerra. (p.20) (El subrayado es mío). No podía quitarse de la cabeza el pensamiento de que todo el  mundo había ido a la guerra excepto él. (p.131).

A esta culpa se uniría el excesivo sentido de responsabilidad o, mejor dicho, un errado sentido de responsabilidad que lo llevará a Cantor a cuestionar su vida, su fe y a Dios mismo.

Pero sí que había tenido una guerra en la que luchar, la guerra que se libraba en el campo de batalla del centro, la guerra a cuyas tropas él había abandonado […] Si no podía luchar en Europa o en el Pacífico, por lo menos podía haberse quedado en Newark, luchando contra el temor a la polio al lado de sus muchachos en peligro. […] ¿Y qué estaba haciendo allí? Jugar con niños. ¡Y eso le hacía feliz! Y cuanto más feliz se sentía, tanto más humillante era. (p.131-132) […] Había cometido un profundo error. […] se había traicionado a sí mismo. (p.133).

–[…] no sé por qué Dios creo la polio. ¿Qué trataba de demostrar? ¿Que en este mundo necesitamos inválidos? (p.129) –Pero, ¿cómo puede un judío rezar a un dios que ha enviado semejante maldición a un barrio habitado por niños judíos? (p.130)

Roth nos muestra su maestría en el manejo de las emociones humanas; no sólo las de Cantor y la manera cómo se van afectando sus relaciones consigo mismo, con su entorno y con Dios, sino también, las de una comunidad entera, en este caso judía, que dejan al descubierto la condición humana en momentos como los que les toca vivir a ese enjambre de personajes asolados y  aterrados por una epidemia de polio. Si bien, el desarrollo de la historia se centra en Weequahic, los poblados aledaños, también afectados y aterrados por la polio sirven de marco para que Roth nos muestre el antisemitismo que tuvieron que enfrentar los judíos.

La agresión violenta a los judíos, frecuente en la ciudad durante su adolescencia –que transcurrió en un barrio pobre–, contribuyó en gran medida a modelar su visión de la vida y, posteriormente, la de su nieto. Alentaba al muchacho a que se defendiera como hombre y como judío… (p.29) Los antisemitas dicen que es por culpa de los judíos el que la polio se propague en esa zona. La culpa es de todos los judíos…, por eso Weequahic es el centro de la parálisis y por eso habría que aislar a los judíos. Se diría que algunos creen que la mejor manera de liberarse de la epidemia de polio sería quemar Weequahic con todos los judíos dentro. (p.145).

El narrador que utiliza Roth forma parte de la historia, conoce al personaje central y nos hace partícipes de muchos diálogos interiores en el que podemos observar los cuestionamientos, dudas y temores de Bucky Cantor. Desde el primer párrafo notamos la presencia de este narrador: “nosotros vivíamos”, “nos enteramos”, “oímos hablar”. A través del desarrollo de la historia empezamos a preguntarnos cómo puede conocer tanto el narrador al personaje central; la respuesta está en la magistral pluma de Philip Roth. Sólo tenemos que empezar a leer Némesis.

Llama también la atención la manera que utiliza el escritor para hacer descripciones de personas y lugares, las cuales llevan consigo aquello que nos quiere transmitir para que podamos percibir mejor lo que ven y sienten los personajes y podamos internarnos cada vez más en la historia.

Es una novela que les recomiendo.

 

Bibliografía:

Némesis, Philip Roth, Editorial Sudamericana, S.A., sello Mondadori, Buenos Aires, 2011

 

Carlos E. Tupiño

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s