Lima en 10 cuentos – Cera de César Vallejo

Lima en 10 cuentos – Cera de César Vallejo

Cera, el cuento escrito por César Vallejo, es el texto que inicia ellibro Lima en 10 cuentos (Ediciones de la Biblioteca Universitaria, Lima, 1966). Dicho cuento apareció publicado en el libro Escalas, escrito por el poeta en 1923, el cual incluyó doce textos; los seis primeros considerados lírico-narrativos, por el lenguaje utilizado por el poeta y, los seis restantes considerados relatos. Cera tal vez esté considerando como uno de los mejores cuentos de Vallejo.

El poeta aborda el tema del juego de los dados. El personaje central es el chino Chale, quien aparece rodeado de un aura de misterio y cierto misticismo. Él mismo preparaba sus dados, tallándolos de dos piezas de mármol, dando como resultado un producto que el narrador llama: “Bellos cubos de Dios”. Por medio de la historia desarrollada en este cuento y el lenguaje utilizado, el autor imprime  fuerza y angustia en la atmósfera del relato, la que mantiene hasta el final en el que muestra la avasalladora angustia que brota del personaje Chale y, nos introduce no sólo en la historia narrada sino, también, en el mundo del juego de dados de la Lima de los años veinte.

El poeta de Santiago de Chuco logra descripciones que transmiten la esencia de lo que el narrador ve; por ejemplo: “Por la cerradura de la puerta alcancé a distinguir que Chale hacía luz y sentábase con gran desplazamiento de malhumor delante de la lamparita de aceite, cuyo verdor patógeno soldóse en mustio semitono a la lámina facial el chino, solflamada de visible iracundia. Nadie más estaba allí” (página 6).

Aquí otra muestra: “Y esa muñeca pálida, alambrada, neurótica, como de hechicería, casi diafanizada por la luz que parece portar y transmitir el vértigo a los dados, que la esperaban en la cuenca de la mano,…” (página 13).

Resulta interesante el trabajo que el escritor hace con el narrador, cuyo nombre no se revela, quien, hacia el evento final del cuento cuando hace su aparición un hombre imponente y misterioso, puede percibir ciertas acciones que escapan a las miradas de los demás jugadores que están participando de la partida de dados. Para darnos una idea de este misterioso personaje, el narrador dice: “El recién llegado era un hombre alto y de anchura proporcionada y hasta armoniosa; aire enhiesto, gran cráneo sobre la herradura fornida de una maxilar inferíos que reposaba recogido y armado de excesiva dentadura para mascar cabezas y troncos enteros…” (página 16). Esta presencia produjo en Chale un efecto que percibió el narrador: “El asiático estaba demudado. Desde que éste advirtió al desconocido, no volvió a mirarle cara a cara. Por nada.” (página 17).

Este sentimiento de Chale lo acompañará hasta el desenlace final. Creo que es un texto que nos anima a iniciar nuestra búsqueda en librerías de libros viejos, bibliotecas, internet, en fin… es un cuento que vale la pena encontrar y leerlo.

 

Carlos E. Tupiño

(Enero, 2011)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s